INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


19 de julio de 2014

REFLEXIONES, IMPRESIONES Y SENTIMIENTOS DEL ACTO DEL CINCUENTENARIO

...por Nicolás Pérez-Serrano

Contesto a lo que nos pedís con algunas reflexiones, impresiones y sentimientos

1ª.                      Todo es más pequeño que cuando estudiábamos allí. Entonces todo nos parecía enorme. Siempre me he preguntado por qué los directores de películas, para escenas en que los protagonistas son niños, no ruedan con la cámara a setenta centímetros del suelo. Lo contrario distorsiona y produce esas imágenes que al fin y al cabo se nos muestran como irreales, por muy veraces que sean.

2ª.                      Éramos muchos en la celebración. Y ello conforta e impresiona, al tiempo. Simultáneamente quiere decir que aquello nos dejó mucha huella. De lo contrario hubiéramos pasado olímpicamente de celebrar cincuenta años de la salida.

3ª.                      Más que la cordialidad, que la hubo y en grado superlativo según mi escala de apreciación de las cosas, me llamó todavía más la atención la naturalidad de esa cordialidad, la forma como todos estuvimos allí. Incluso para sentarnos en la escalinata, obviando de forma natural artrosis y dolencias que nos aquejan.

4ª.                      Podía haber aflorado -y no lo hizo; o yo no la escuché- alguna crítica de fondo sobre el sistema educativo de entonces, sobre la manera de aplicarlo el Centro, sobre los profesores que diariamente lo llevaban a cabo. Pero no, todos estábamos más que satisfechos, en términos generales aunque con matices, con cómo funcionaron esos tres grandes ejes en torno a los que se desarrolló nuestra educación y formación. Y no es que por definición cualquier tiempo pasado fue mejor. Constato que eso en nuestro caso fue verdad y que todos coincidimos en ello.

5ª.                      Me ratifiqué en la idea de que es falsa de toda falsedad cualquier diferencia entre el A y los demás grupos. Una cosa es que nos conociéramos más los componentes de aquel al que pertenecimos, y otra cosa muy distinta es que hubiera diferencias entre los grupos y menos aún sustantivas o de calado.

6ª.                      Hay Ramiro para rato: junto con nuestras viejas glorias presentes (las Sra. Rey y Pisón), estábamos todos nosotros y jóvenes representantes de la actual docencia en el Ramiro, sin acaso grandes distingos en lo esencial, que parece que pervive aunque las cosas no hayan dejado de evolucionar y de adaptarse a los tiempos que a cada generación le toca vivir.

7ª.                      Cuando la querida Rosa Muro me invitó, hace unos meses, a dar en el Ramiro una charla a sus alumnos del departamento de Historia, lo hice (fue a mediados de marzo) sobre las Cortes; pero incluí unas reflexiones finales, que me valen para terminar estas vivencias de nuestros fastos (bien modestos, por cierto, y que así responden a cómo somos) del cincuentenario, pues me parece que en el momento que vivimos y para los años que tenemos nos pueden ser útiles

·         La ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento (Código Civil).
·         El diálogo (que no el dictálogo) debe pertenecer a nuestro código de conducta, como imperativo categórico. Sin él valemos menos.
·         El modernismo no tiene por qué anular la tradición. Lo difícil es modernizar la tradición sin aniquilarla.
·         No resulta imposible adquirir ciertas dosis de sosegado patriotismo.
·         Un moderado “chauvinismo” es exigible a personas de una cierta formación, desde el privilegio que supone el acceso a centros que imparten una excepcional “Weltanschauung” como la que aquí recibís (y en su momento recibimos nosotros).
·         Las gentes de “ciencias” no tienen necesidad de maltratar el lenguaje. No se debe ser mejor científico por hablar peor.
·         El lema del Quijote sigue siendo hoy día válido: “seamos Vd. y yo buenos, y habrá en el mundo dos pillos menos”; luego no hay que esperar a que reaccione el otro o a que venga Papá Estado a resolvérnoslo todo.

Un gran abrazo para todos.


Kolia Pérez-Serrano Jáuregui (en el Ramiro Nicolás Pérez Jáuregui).



Comentarios de Manolo Rincón y Kurt Schleicher:


Querido Nicolás
Gracias por tus reflexiones sobre nuestro querido Instituto.
En efecto todo nos parecía muy grande era natural nosotros éramos pequeños ahora todo es un poco más pequeño pero sigue creo impresionando igual.
En efecto coincido contigo que fuimos muchos en la celebración y eso quiere decir que la huella era profunda pues si no ciertamente habríamos pasado del tema,
La cordialidad o el trato afable que nos dedicamos fue bastante impresionante.
Críticas a la educación recibida yo creo que en estos años que llevamos en contacto habido muy pocas y el otro dia no afloraron de ninguna forma.
Coincido contigo que los alumnos del A nos conocíamos mucho más porque estuvimos más de 11 años juntos y nos relacionamos poco con los otros grupos lo que no quiere decir que hubiera diferencias sino sólo falta de conocimiento,
Espero que tengas razón en lo de que hay Ramiro para mucho tiempo al menos es la intención de bastantes de nosotros que esto continúe y lleguemos al 60 anivetsario.
Hay que reconocer a Rosa Muro varias cualidades humanas importantes . Una es que ha sabido despertar interés en antiguos alumnos sobre el Ramiro. La otra es que ella misma es el nexo de unión  entre el Ramiro que conocimos y el actual y espero que lo sea durante muchos años más.
Tus reflexiones finales son eternamente válidas.
Un fuerte abrazo
Manolo Rincón



Una de las razones es que a mí el cincuentenario "se me quedó corto", no porque no lo mereciera, sino porque, como comentas, éramos muchos. Cuando ya los fastos pasaron y cada mochuelo se había ido a su olivo, me quedó un sabor agridulce de no haber sabido aprovechar esta magnífica oportunidad para cambiar impresiones con todos y cada uno de los 85 compañeros que nos reunimos allí. Claro, no era posible; como soy de Ciencias, haciendo una simple aproximación matemática, 5 horas son 300 minutos, que, divididos por 85, sale a razón de 3,52 minutos por conversación personal para hablar algo con todos y cada uno, lo que es bastante exiguo (¡!) Si encima como en mi caso tenía que hacer fotos a los 85 para que no se me escapase ninguna para la orla, aún me quedó menos...

  Mi reflexión más inmediata es que atesoramos tantas cosas que necesitaríamos un tiempo tendente a infinito para poder aprovecharlas, de forma que un cincuentenario es solamente una “opportunity” o un comienzo. Como bien dices, “hay Ramiro para rato”. Y si nos reímos, más...

  Respondiendo a alguna de tus reflexiones:
1. Las fotos siempre hay que hacerlas a la altura de la barriga para evitar distorsiones (los que sean más gordos conviene que se pongan además completamente de frente…). A los bajitos conviene hacerles las fotos desde una altura aún inferior (salva sea la parte), pues de esta forma la distorsión les favorecerá.    Por lo demás, donde más se notaba que todo es más pequeño era en las clases y los pupitres…¿Cómo podíamos ser capaces de estar horas y horas ahí metidos?

2. (Véase más arriba)

3. La naturalidad de la cordialidad: ¿Será porque se trata de un re-encuentro y no un encuentro? ¿Será porque nos ha crecido de pequeños un gen común que ahora se manifiesta? En cualquier caso, magnífico.

4. Críticas a la educación de “entonces”: cada uno tendrá sus experiencias, claro, pero yo creo que teniendo en cuenta la época y el entorno, no podíamos haber recalado en ningún “puerto” mejor. Coincido contigo, desde luego.

5. Los diferentes grupos del A al F: como ahora estamos todos juntos y revueltos, ya no estamos “enclasillados” como entonces… se trataba de efecto pared nada más.

6. Cincuenta años son muchos para esperar que nada cambie. Yo me quedé agradablemente impresionado por los “del preu del Ramiro en 2013”, posiblemente con más criterio que nosotros. También es verdad que los medios de difusión y comunicación han evolucionado muchísimo… de esto habría mucho que hablar.

7. Sí que son reflexiones originales, para pensar un rato.   On the spot:

o   Modernismo y tradición no tienen más remedio que convivir

o   Sosegado patriotismo: no nos vendría nada mal, especialmente a unos cuantos más jóvenes que confunden la libertad con la independencia…

o   “Weltanschauung”, que literalmente se compone de “Welt=mundo” y “Anschauung=contemplación” (veo que no has olvidado el alemán). Sin embargo, creo que el sentido real de la palabra aquí es de una contemplación activa = percepción... ¿verdad?

o   Lo de maltratar el lenguaje creo que viene más de una concepción actual del tiempo más comprimida en los jóvenes de ahora (¡los pulgares no dan más de sí en los móviles!) y de un desprecio a las normativas del idioma… ¡si el sr Navarro levantase la cabeza!

o   Del Quijote: no nos vendría mal de vez en cuando ver gigantes y no molinos…


  Un fuerte abrazo,

Kurt Schleicher


18 de julio de 2014

TRAS LAS HUELLAS DEL PADRE MINDÁN

… por Kurt Schleicher
    Don Manuel Mindán y Calanda. No es que se apellide así (al estilo Francisco Pi y Margall), sino Manuel Mindán Manero y sus huellas las encontré en Calanda  (Aragón, Teruel). Allí vio la primera luz el 12 de Diciembre de 1902, a menos de 100 metros de la casa natal de Luis Buñuel, dos años mayor que él y amigo de la infancia. Buscando al uno encontré el rastro del otro, nuestro P. Mindán del Ramiro.
    Una matización sobre lo del “Don” y lo de “Padre” para lo que sigue; resulta que fue clérigo secular y por ello le correspondía el título de Don, pues el de Padre se reservaba al clero regular (ej., los frailes); sin embargo, todo el mundo le conoce como “Padre Mindán”, más cercano. También se le podría llamar “Mosén” (Mosén Mindán desde luego suena algo extraño), pues resulta que este título está asociado de alguna forma a los aragoneses y Mindán lo era.

   Me tropecé con las huellas del Padre Mindán por pura casualidad; veamos por qué. Yo simplemente me dirigía por motivos turísticos a Alcañiz procedente de Teruel. ¿Por qué Teruel? Pues porque en alguna ocasión vamos, en especial en verano, por el reconocido sano y fresquito clima en Julio que lo hace más llevadero y sin perder el ambientazo tradicional durante las fiestas del Ángel con cierto sabor a los sanfermines. La verdad es que debe ser la capital más pequeña de España (“¿Teruel existe?”) y tiene un marcado acento mudéjar; quizás sea más conocido Albarracín que el propio Teruel. Menos conocido es el Maestrazgo, con lugares pintorescos e  impresionantes como pueda ser Villarluengo con los Órganos de Montoro, Alcalá de la Selva, Rubielos de Mora y su capicúa, Mora de Rubielos, la comarca de Javalambre, La Iglesuela del Cid y otros muchos que ya no cito por no cansar. Uno de ellos es la Gruta de Cristal, que vi hará ya unos 15 años y que me impactó por su espectacular contenido que le da el nombre y decidí que era el momento indicado para volver. Me costó encontrar el lugar, cerca de un pequeño y recoleto pueblo llamado Molinos. Al consultar el mapa, resulta que estaba relativamente lejos de Teruel pero ya muy cerca de Alcañiz, (a 150 km. de Teruel), localidad que nunca había llegado a visitar y que prometía ser interesante. Decisión, pues: excursión a Alcañiz, pasando por la Gruta de Cristal, de la que no me resisto a mostrar alguna foto, más auto-explicativa de lo que pueda contar. Dado que la Gruta se visita con guía, se nos hizo tarde y ya comimos en el mencionado pueblecín, que solamente consta de dos restaurantes, lo que facilitaba la elección. Sin entrar en detalles, comimos bien “de pueblo”, cosa que tampoco deja de ser una experiencia.


                                                                                         Gruta de Cristal


    Después del yantar, al objetivo, que ya no estaba muy lejos: Alcañiz. De camino y ya muy cerca, pasamos por Calanda. ¡Hombre, la Calanda de Luis Buñuel! (y de alguien más, que no recordaba en ese momento). Decidí que no podía detenerme allí y que trataría de hacerlo a la vuelta; tampoco vi ningún cartel en la carretera que hiciera referencia a la casa de Luis Buñuel, cosa que me extrañó, de forma que había que salirse de la ruta y buscarlo por el centro histórico a pedal; no tenía tiempo para eso en aquél momento.

    Alcañiz me sorprendió agradablemente, con su iglesia de Santa María, imponente con sus cuatro torres, estando muy cerca su castillo, en parte Parador, dominando ambos claramente la ciudad. Como es natural, había que dedicar a su visita el suficiente tiempo para saborear estos monumentos.

                                                                             Iglesia de Santa María (Alcañiz)




                                                                               Plaza de España


                                                                                 Castillo de Alcañiz y Parador


    A mí me seguía quedando la comezón de Calanda, de forma que tuvimos que renunciar a visitar Alcañiz con más detenimiento y salir antes de que se hiciera todavía más tarde en dirección a esta población, a ver qué había de Luis Buñuel.  Aprovechamos para visitar la iglesia del Pilar que domina la ciudad y la de la Esperanza, enfrente del Ayuntamiento. 

                                                         Ayuntamiento e Iglesia de Nª Sª de la Esperanza (Calanda)


                                                                   Interior de la Iglesia de Nª Sª de la Esperanza


    Ni rastro de ninguna casa de Luis Buñuel, de forma que tras preguntar a una simpática agente de la Guardia Civil, ésta nos dirigió al Centro Buñuel (allí por fin apareció un magnífico busto del cineasta), donde ya estaban a punto de cerrar o al menos sin  tiempo para verlo detenidamente, por lo que nos quedamos en la información charlando con la persona a cargo, una aragonesa de pro. 

                                                           Busto de Luis Buñuel en el Centro que lleva su nombre


    En el transcurso de la conversación, mi mirada cayó casualmente en un panel con varios libros expuestos, que NO eran de Buñuel, sino de un tal Mindán. Escalofrío y sorpresa: ¡Claro! ¡Eso era! ¡Mindán, que era también de Calanda! Con la emoción a flor de piel, pregunté a la buena señora que si Mindán era conocido por allí.  ¡Pues nada menos que hijo predilecto de la Villa, que ella misma lo había conocido, que tenía allí incluso una Fundación y una placa en su casa natal (si no se había caído, según sus palabras)! Evidentemente, allí ya no se habló más de Buñuel, sino de Mindán. Que era un hombre de carácter y muy apreciado por allí, que había seguido viniendo religiosamente (nunca mejor dicho) con frecuencia acompañado por sus dos hermanas, que dónde estaba su casa natal, alguna anécdota, etc. Como es natural, le dije que había sido alumno suyo dos años entre el 1963 y 64; tampoco pude resistirme a dejarle una caricatura similar a alguna que le hice en nuestros tiempos con gran alborozo de la buena señora, que de repente se dio cuenta de lo tarde que era y que ya había sobrepasado casi media hora la de cierra del Centro, por lo que tuvimos que interrumpir la agradable conversación.

                                    Caricatura del P. Mindán que acabo de hacer, recordando los viejos tiempos…
    
    
      Antes de cerrar, me llevé un libro de los muchos que había allí, el dedicado a su centenario, que se celebró en Calanda en Diciembre de 2002, libro homenaje y testimonio de muchos personajes, amigos y sobre todo alumnos, la mayoría del Ramiro de Maeztu, pero de promociones  anteriores a la nuestra en su mayor parte. Creo que ahí estaban la mayoría de sus obras y ahora lamento no haberme llevado algún ejemplar más… ¡me los tenía que haber llevado todos! También estaba el de la “Historia del Instituto Ramiro de Maeztu” (no lo compré porque ya tengo una copia digital del mismo). Lo comento también porque si alguien pasara cerca de Alcañiz, recomiendo encarecidamente que se acerque por Calanda en el Centro Buñuel y eche una ojeada a todo lo que hay allí de nuestro P. Mindán.

   Evidentemente, con las indicaciones de las respectivas casas natales de Buñuel y Mindán, recorrimos la calle Mayor desde el Centro Buñuel, y, efectivamente, en una placita a mitad de la calle encima de un banco, se conserva la casa natal de Buñuel; ésta no es en la que vivió después, enfrente de la iglesia del Pilar y que también se conserva. De la plazuela salen dos callecitas; recorriendo una de ellas, la de Jesús, a menos de cien metros me encontré con una casa antigua encajada entre otras, muy sencilla, de tres pisos, una ventana por cada uno de ellos, en la que estaba la placa indicando que era la casa natal de D Manuel Mindán (ver foto). Incluso hablamos con los residentes actuales, que no tienen nada que ver con la familia. Tampoco creo que fuese aquí donde pasaba D. Manuel sus visitas ocasionales a Calanda, pero alguna vez seguro que se acercaría para recordar su primera niñez. No es raro que de niños jugase con Luis Buñuel y que se desarrollase cierta amistad, pues repito que ambas casas están a menos de 100 metros. De pequeño le llamaban “Mindancico”. Cuentan que su vocación sacerdotal - y también la docente-  proviene de su cercanía a la Virgen del Pilar, a la que tenía mucho fervor y a quien consultaba sus decisiones de niño.

                                                                               Casa natal de Luis Buñuel (Calanda)


                                            Casa natal de Manuel Mindán; a la vuelta de la esquina está la de Buñuel.



                                                              Placa conmemorativa



                                                                      La Virgen del Pilar del P. Mindán

                                                                             Iglesia de Nª Sª del Pilar (Calanda)


      Tras esto ya abandonamos Calanda y volvimos a Teruel, pensando que probablemente todos estos lugares – Alcañiz, la Gruta de Cristal-  los habría recorrido también en su momento nuestro P. Mindán, aparte de Calanda, naturalmente.

    Al día siguiente me tragué el libro-homenaje de una sentada, del que aprendí muchas cosas que no sabía de D. Manuel Mindán; tanto, que volví a leer –esta vez con más detenimiento- su libro de la Historia del Ramiro (que realmente lo usé anteriormente sólo como consulta para la semblanza de Luis Ortiz Muñoz). De este empapamiento súbito me han venido las ganas irrefrenables de escribir algo sobre él, en especial tras las impresiones y vivencias que me han dejado ambos libros.

     Recuerdo que sentía cierta timidez al hablar con él debido a la sotana, pero del poco trato personal que mantuve sé que de cerca me resultó mucho más amable y cercano que la impresión que me daba en sus clases, que me producían una extraña mezcla de temor e interés. Lo que estaba claro es que nadie podría dormirse en ellas; había que estar muy atentos, pues de vez en cuando hacía preguntas-sorpresa intempestivas. La verdad es que los temas resultaban interesantes, por lo que suponían de acercamiento de la filosofía clásica (aristotélica y tomista en especial, sin olvidar a Descartes) a nuestra cotidianeidad y al despertar de nuestras juveniles e imberbes conciencias a preguntas trascendentes que nos hacíamos alguna vez; allí teníamos el campo abonado para ello y a alguien capaz de responderlas
.
   Tenemos ya en el blog una buena semblanza de nuestro Pater Mindán escrita por Manolo Rincón, que sí tuvo la suerte de mantener algún contacto más directo con él e incluso haber estado en el homenaje que se le tributó en el Ramiro el 31 de Enero del 2000. Por lo tanto, trataré de no repetirme para evitar duplicidades, aunque confieso que me hubiera gustado llevarme el libro de “Testigo de 90 años de historia” y que, en boca del propio Mindán, constituye la primera parte de su vida hasta 1942; desde ése año la Historia del Ramirotrata de la segunda. ¡Cuántas cosas es capaz de contarnos  un centenario con una memoria privilegiada como la suya! Hay que hacer notar que la primera parte data de 1995 (y de 1992 “Recuerdos de mi niñez”) y que la segunda, la del Ramiro, la terminó en 2001, ya con limitaciones de vista (tenía que buscar documentos con lupa) y con ayuda, pero con la memoria intacta.

   Un día se me ocurrió que escribir tenía mucho que ver con la pintura: te enfrentas a un lienzo en blanco y tienes que llenarlo de pinceladas de forma que te guste el resultado y sobre todo, que le pueda gustar a los demás. Ni pocas ni demasiadas pinceladas; si para este cuadro escrito de Mindán y sus huellas me sale alguna pincelada fuera del cuadro, pido disculpas de antemano.

   Hablando de cuadros, lo primero es mostrar una fotografía de D. Manuel cuando cumplió los 100 años, en la que se le ve que su mirada seguía siendo admirablemente lúcida. ¡Quién pillara 100 años así! Bueno, ya estaba algo más encorvado (¡sin segunda intención, eh!), pero bien podría pasar por un hombre de 30 años menos. ¡Vaya naturaleza!

                                                                        D. Manuel Mindán, en su centenario


  Ya que estamos de representaciones gráficas, veamos el emblema o escudo y el exlibris que el propio Mindán había preparado de sí mismo y que se supone que le define en cuanto a lo que era o lo que pretendía ser y que le sirvió de guía en su vida y que en cierta forma también son sus “huellas”. Tomo como base para ello las palabras que pronunció el propio Mindán en el acto del homenaje que le tributó su pueblo natal de Calanda el 22 de noviembre de 1992, ya casi con 90 años, cuando se le nombró Hijo Predilecto de la Villa.

                                                                            Escudo


  Ocupando todo el escudo está la Cruz, como señal del Cristianismo centro de su vida y ocupándola por entero. En el centro de la Cruz está la “M”, “tripitida” en su nombre, significando su compromiso como sacerdote y seguidor de Jesucristo. En los cuatro campos que deja la Cruz, hay 4 letras que son las que marcan su vida:
-        Primero, la V de verdad. Estaba obsesionado con la verdad; decía que “un conocimiento que no sea verdadero, no es conocimiento”. Estaba preocupado por su propia verdad y se preocupaba por una verdad que fuese verdad para todos, cosa que debía constituir su leit motiv en la docencia de la filosofía. (Pienso que ésta era la razón de que fuese tan poco dogmático). Se dio cuenta de que además de la verdad objetiva (la de la Ciencia), existe una verdad personal (ideas, creencias y sentimientos) que dirige nuestras decisiones, por las que se vive y hasta se puede llegar a perder por defender a aquélla. Se propuso que en su vida lucharía contra los enemigos de la verdad: la ignorancia, la duda, el error, la hipocresía y la mentira. (Por cierto, por defender esto, casi le matan en la Guerra Civil).
-        La segunda es la J de justicia. Como profesor que fue, esta letra significaba su deseo de absoluto rigor en la distribución de calificaciones en función de lo aprendido y demostrado, cosa que seguramente le costó algún que otro dolor de cabeza.
-        En tercer lugar la A de amor, que va más allá de la verdad y la justicia. Si el amor es “de verdad”, es el gran motor que produce todo lo bueno que se hace en el mundo. El amor al que se refiere especialmente es al procedente de la riqueza personal, entregar y dar lo que puede convenir a los demás y que les pudiera hacer felices (en cierta forma es la base de la solidaridad humana). En cuanto al otro amor, más ligado a los deseos o apetencias propias, siempre se  mostró muy indulgente.
-        Por último, la L de libertad, como principio de toda autenticidad y responsabilidad y que procede de la reflexión racional, debe ser respetuosa con la libertad de otros y estar encauzada por la ley. ¡Qué buena definición! Sólo le faltó como raíz impulsiva de la libertad unir la letra L con la V, como queriendo decir: “la verdad os hará libres” (del evangelio).

                                                                     Ex-libris

 Veamos ahora el “Exlibris” como concepción de su propia vida; debajo aparece su propio nombre, como “Emmanuel Mindán”, cosa que no explicó (quizás se refiriese indirectamente a una cierta admiración por Emmanuel Kant ¿?). El lema que figura es “Bene vixit qui bene latuit” = “Bien vivió el que bien supo retirarse” (¡esta reflexión pudiera servir muy bien a los de nuestra Promoción 64!). Aquí se refiere a un dicho de un clásico español: “un ángulo me basta entre mis lares, un libro y un amigo”, que se supone es el dibujo alusivo de un monje en la celda, rodeado de libros (¿el amigo?), la Cruz, la imagen de la Virgen María como amparo, una lámpara como luz de la razón, unas flores como naturaleza viva, la nocturnidad en la ventana como señal de persistencia en el trabajo y el búho, que representa la Filosofía, en la que se consideraba sencillamente “un especialista”.
  En su alocución en el homenaje, dejó claro que había pretendido organizar su vida con arreglo a esos ideales y concepción, tratando de hacer el bien en la medida de lo posible y pidiendo perdón en lo que hubiese fallado.

   Hablando de su vida, su infancia en Calanda está retratada en su libro “Recuerdos de mi niñez”, comprendiendo los 15 primeros años del siglo XX. Era hijo de un tejedor en el seno de una modesta familia de varios hermanos. Aparecen sus recuerdos, sus primeros amigos, destacando Luis Buñuel al que dedica 8 páginas, sus vivencias en el Seminario de Belchite en 1914 y su regreso a Calanda en 1915. En el otro libro, el de “Testigo de 90 años de historia”, recorre esta segunda  parte de su vida hasta 1939 narrando su estancia en los seminarios de Belchite y Zaragoza (allí coincidió con el fundador del Opus, Monseñor Escrivá de Balaguer, con el que al parecer no coincidía en muchas cosas y alguna vez chocaron), el inicio de su actividad sacerdotal desde 1925 en Luna, los estudios civiles en la Universidad de Zaragoza (donde cursó la carrera de historia) hasta su venida a Madrid para estudiar Filosofía, el comienzo de la guerra civil, su encarcelamiento y su liberación final. Son muy interesantes los juicios que emite D. Manuel sobre esta importante parte de nuestra historia de la que fue testigo en relación con la república y la dictadura. Es curioso resaltar que sin perder un ápice de su compromiso religioso y sacerdotal en tiempos difíciles, militó temporalmente hasta en el sindicalismo anarquista de la CNT (fue uno de los fundadores del sindicato de enseñanza) y hasta sale en alguna foto con el uniforme de miliciano de la cultura, con el que fue detenido en 1937. Estuvo también en grave riesgo de que lo mataran, pues siempre dio la cara mostrando honesta y abiertamente sus creencias, algo bastante peligroso en aquellos tiempos.

   Dejando esta oscura época aparte, lo interesante es su relación directa con filósofos de la época, primero durante su estancia en Zaragoza con Gaos y ya desde el curso 1934/35 en la Facultad de Filosofía y Letras con Ortega, Morente, Zubiri, Gil Fagoaga, Zaragüeta, Besteiro y Aznar; con todos esos maestros, no es de extrañar su extraordinaria formación filosófica en perfecta convivencia sin embargo con la tradición clásica recibida en el seminario. Me figuro que estos antecedentes, unidos a su fervor por la verdad, han marcado su carácter en una continuada búsqueda de la misma, así como su tercera vocación – la docencia- para impartir su conocimiento a sus alumnos. Probablemente, esta apertura de ideas con una filosofía realista abierta a la modernidad contrastando con el dogmatismo imperante en la postguerra, le costó que se le negase la cátedra en la Universidad, dando clase allí como profesor solamente. También lo hizo en la Escuela Superior de Ingenieros de Caminos, por lo que no solamente se rodeó de alumnos “de letras”. También dio clases como catedrático en un Instituto de Ávila.

   Llegamos así a la tercera parte de su vida, marcada por el instituto Ramiro de Maeztu, en el que sí entró como catedrático -¡faltaría más!- en 1941 y estaría hasta su jubilación en 1973, a lo que hay que añadir unos cuantos años más como Rector de la Residencia de Estudiantes, hasta 1984. Es curioso resaltar que vino de la mano de Luis Ortiz Muñoz, que se lo trajo al Ramiro contra la opinión del propio Ministro de Educación de entonces, Ibáñez Martín (que ya tenía otro candidato), probablemente por esos mismos antecedentes (lo cuenta el propio Mindán en su libro). Este hecho fue fundamental, en mi opinión, para que el Ramiro estuviera dotado de su especial carácter en aquella época, destacando el que no fuera clasista (se aceptaba por igual a hijos de obreros que a los de los ministros, a católicos y no católicos (protestantes y musulmanes) y que se recibiese una educación integral (intelectual, física, de manualidades (los talleres) y de sensibilidad (música), probablemente algo único en estos aspectos frente a los otros cinco institutos creados entonces. En mi opinión, esto se lo debemos a los tres profesores más carismáticos del Ramiro, Antonio Magariños, Jaime Oliver y el propio Mindán, apoyados por nuestro sempiterno director Luis Ortiz Muñoz, quien seguramente también ha tenido mucho que ver con que los otros dos entrasen también en el Ramiro. Mindán siempre estuvo muy orgulloso de haber sabido mantener cierta independencia de las influencias políticas de la época, estirando la cuerda al límite. Igual que hay cuatro patas para sostener óptimamente un banco, estos cuatro irrepetibles profesores fueron clave para que el Ramiro fuese realmente modélico.

  Además de catedrático de filosofía, ejerció otros muchos cargos: Secretario, miembro de la Junta Pedagógica, Jefe del servicio Psicopedagógico (y por ende consejero vocacional de los alumnos…), Catedrático Tutor de la Escuela de Formación del profesorado, asesor de la Dirección y hasta Rector de la Residencia de Estudiantes tras la muerte de Magariños.

   La jubilación del Ramiro del P. Mindán en 1973 no fue realmente tal, pues continuó impertérrito sus actividades docentes en el C.E.U. hasta los 86 años. Época muy fecunda también, ya en la Democracia del 78, manteniendo su carácter fuerte y resolutivo sin temor a ser confundido por “adicto al Régimen” y ganándose el respeto de sus alumnos.

“Foto de escalinata” con los invitados en el acto de la jubilación del P. Mindán en el Ramiro de Maeztu, en 1973. Se distingue con cierta dificultad a varios, a José Navarro Latorre, a Pedro Dellmans y con muletas a Luis Ortiz Muñoz, que se jubilaría también año y medio más tarde y fallecería poco después.


     Así entramos en la cuarta época de su vida, ya nonagenario y hasta centenario, en la que tampoco podía pararse y se dedicó a escribir la mayoría de sus libros (del 1991 al 2001), sin contar con la multitud de artículos que también nos ha dejado y que ya no cito, si acaso, señalar que fundó la “Revista de Filosofía” del C.S.I.C. y que fue cofundador (y secretario) del Instituto “Luis Vives” de Filosofía.
o   Andrés Piquer
o   Recuerdos de mi niñez
o   Personalidad filosófica de José Gaos
o   Testigo de 90 años de historia
o   Conocimiento, verdad y libertad
o   Historia del instituto Ramiro de Maeztu

  El 31 de Enero del 2000 se celebró un acto muy especial en la sala de Música del Instituto Ramiro de Maeztu con ocasión de la concesión al P. Mindán de la Encomienda de la Orden de Alfonso X el Sabio. Por cierto, era poseedor de algunas distinciones más a lo largo de su vida, entre las que destaco un Premio Nacional, la Cruz de S. Jorge en Teruel y la Medalla de oro al Mérito del Trabajo.

    En cuanto a su carácter, desde luego que a nadie le ha dejado indiferente. Para unos, fue un personaje seco, huraño, distante y hasta vanidoso; quizás fuera algo de todo eso, pero los que le han conocido un poco más de cerca cuentan que no le hace justicia; gran conversador, amante de la buena vida sin ostentaciones, trato cálido con el interlocutor, dejando a éste la iniciativa del modo en el trato y con afabilidad contenida, también son características suyas. No era amigo de crear conflictos, pero siempre entraba al trapo cuando decidía que era preciso hacerlo.
    (Es probable que haya una gran diversidad de opiniones sobre estos aspectos de su carácter, lo que le convierten en un personaje controvertido).

   En cuanto a su estilo de docencia, lo primero que hay que destacar es la claridad expositiva, muy de alabar en una disciplina como es la Filosofía.Es evidente que irradiaba un respeto imponente a sus alumnos, a los que siempre pretendía calificar con absoluto rigor y justicia, a la vez que se preocupaba por la personalidad del propio alumno, aunque esto lo hacía más con sus “elegidos”. Alguien dijo de él algo que me parece muy acertado: “Maestro de vida”.
    Por otra parte, los sentimientos producidos por sus clases van desde el terror a la admiración; se le podría catalogar de “hueso”, pero eso sucede con la mayoría de los profesores que se preocupan realmente de la formación del alumno. Si él se exige a sí mismo, también les exige a ellos. Afable y cercano en las cortas distancias y seco y duro en las largas… En cualquier caso, siempre pretendía sacar petróleo de cualquier alumno y que éste fuera capaz de desarrollar su pensamiento e inquietudes; lo que sucede es que no todos son iguales y yendo con un cero por delante o con exámenes sorpresivos, tanto orales como escritos, no todos reaccionan igual.

    Anécdotas seguramente hay muchas. Ahí van algunas que hacen entrever su carácter y modo de pensar:  

       En cierta ocasión, en el Ramiro,  no se sabía el aula en que se celebraría el examen final. Para informar de ello, Mindán convocó a los alumnos “en la Plaza del caballo”, evidentemente la del Caudillo. Se dio la circunstancia que en aquella Promoción estaba un hijo de un ministro de Franco, quien protestó atropelladamente por este a su parecer desprecio al insigne Jefe del Estado. Don Manuel, sin perder la calma y con una leve sonrisa beatífica, recordó una serie de reglas de la lógica que él mismo había enseñado en su clase, reiterando que la mejor forma de señalar inequívocamente el lugar para una cita era por referencia al elemento de mayor tamaño, que evidentemente era el caballo y no el ilustre jinete…
       En otra ocasión, al explicar la Teoría del Conocimiento, se trataba de aclarar las razones por las que se podría aceptar legítimamente que algo en nuestro conocer es evidente y puede crear un tranquilizador estado espiritual, que es la certeza. Si esto no fuese cierto, la duda epistemológica nos podría llevar a un estado de angustia imponente. Ilustrando este fenómeno cognoscitivo, D. Manuel juntaba las manos alrededor de su propio cuello como si alguien quisiera ahogarle y lo hizo con tal realismo que un alumno no pudo evitar soltar una sonora carcajada. En lugar de expulsarle por falta de respeto, lo que hizo fue soltar otro estallido de risa al verse a sí mismo de esa guisa, con lo que se contagió el resto de la clase. La verdad es que esto no era muy habitual, pero…
       Desconozco su reacción el día que le avisaron que tenía que ir urgentemente a otro lugar y salió de la clase con sotana al viento diciendo “Voy volando…”, origen probable de su bien conocido epíteto relacionado con cierta oscura ave voladora, al tener en cuenta su marcado perfil.
       Para él no había tabúes. En cierta ocasión –en los años 50 - le preguntaron por la licitud moral del método del control de concepción natural de Ogino-Knaus. Casi nadie había oído hablar de ello por entonces, pero sonaba “un poco fuerte”. Respuesta de Mindán: clara exposición del ciclo biológico de la fertilidad humana y de las posibilidades de programar la contraconcepción natural, defendiendo la licitud ética de la utilización del método, legitimado encima por su condición de sacerdote. Se deduce de esta anécdota que realmente fue un adelantado a su tiempo, igual que el día que dijo que para dedicarse a la Filosofía había que tener resuelto el problema económico y también el sexual…
       En 1966 tuvo un accidente de coche (no fue el único) por el que casi se mata, al bajar un puerto de montaña en línea recta y sin usar las ruedas. Afortunadamente salió con bien tras serias dificultades.
       Un médico le pronosticó siendo todavía joven, cuando se peleaba con una enfermedad pulmonar, que su vida sería corta si no tomaba medidas. Debido a esto, se aficionó a paseos por la montaña, manteniendo una buena forma física hasta bastante mayor. Habiendo llegado a centenario, parece claro que el médico no estuvo muy acertado.

   D. Manuel falleció tras cumplir 103 años. Descanse, pues, en paz un profesor extraordinario  a la vez que controvertido, al que seguramente debemos mucho todos los del Ramiro.




KS, Julio 2014