INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


28 de abril de 2016

BREVE RECUERDO DEL VIAJE DE FIN DE CURSO DE 1.964

... Por Manolo Rincón.



El esperado viaje a Italia y la Costa Azul, comenzó un 25 de abril de hace cincuenta y dos años. No lo voy a narrar de nuevo, ya está hecho, pero quiero compartir con vosotros un documento que mi padre ha encontrado en su casa y me ha dado. Y creo que nadie más tiene una copia del mismo.

Se trata de las Instrucciones a seguir en el viaje.
Aunque la tinta casi se ha borrado, aún es legible el texto de dos folios mecanografiados primorosamente, donde se nos daban nada menos que 22 instrucciones numeradas, a seguir durante los 16 días de viaje.

Muchas de estas instrucciones son de cajón. Otras como las actitudes a tener en caso de discusiones o insultos por parte de otras personas, son curiosas.

Se nos convocaba el 25 de abril a las 6 y tres cuartos a misa en el Espíritu Santo (la ofició el Padre Cuellar), para salir a las 7 y media en punto. (Instrucción número 22).

Os dejo este pequeño recuerdo, como complemento de los anteriores escritos que están en el blog, sobre este emblemático viaje.

No he podido resistir el compartir con vosotros este pequeño hallazgo. 




26 de abril de 2016

RECUERDOS DE DON ANTONIO MAGARIÑOS GARCIA

... Por GABALDÓN (Angel Ruiz Gabaldón)

A raiz de nuestro pasado encuentro con Gabaldón en la Iglesia del Espíritu Santo con motivo de la misa en memoria de don Antonio, se comprometió a escribir algunos recuerdos. Aqui teneis una muestra











Angel Gabaldón, quien fuera tras el bachillerato el ayudante personal de don Antonio durante tres años, en sus notas manuscritas nos revela un cariño imperecedero hacia él.

Comenta como don Antonio estaba siempre más pendiente de los niños más desfavorecidos y en su caso, que se reconoce entre ellos, al no poder pagar la inscripción en la excursión de fin de curso a Cuenca, estando en tercero de bachillerato, don Antonio sufragó de alguna manera su viaje.

Tras manifestar en diversas ocasiones el cariño a su preceptor, Gabaldón cierra sus notas con la siguiente frase aprendida de él:

HAZ TODO EL BIEN QUE PUEDAS; NO ACEPTES RECOMPENSAS...DIOS TE DARÁ TU RECOMPENSA.











20 de abril de 2016

TEXTO LEIDO EN EL HOMENAJE A DON ANTONIO

... Por JOAQUÍN DE LA INFIESTA

Nuestro compañero de la promoción de 1.961, Joaquín de la Infiesta leyó este texto en la Misa del Espíritu Santo del pasado día 4 en homenaje a Don Antonio. Le agradecemos que nos haya hecho partícipes de su escrito y nos permita publicarlo para mayor honra y memoria de don Antonio Magariños, nuestro sembrador, y reconocimiento de sus frutos.


Salió el sembrador a sembrar su semilla. Exiit, qui seminat, seminare semen suum. ἐξῆλθεν ὁ σπείρων τοῦ σπεῖραι τὸν σπόρον αὐτοῦ.


Así, en latín y griego, hacia1931, salió D. Antonio a sembrar su semilla, a los 24 años, en la cátedra de D. Miguel de Unamuno.

Para nosotros el sembrador salió a sembrar su semilla unos años más tarde, exactamente en Octubre de 1939, cuando vino trasladado a Madrid, para hacerse cargo enseguida de la Jefatura de Estudios del nuevo Instituto, nacido sobre las ruinas del Instituto Escuela. Le quedaban poco más de 26 años de vida y todavía tenía miles de semillas por sembrar.

No había que perder ni un minuto. Por eso D. Antonio salía muy temprano todos los días de su vida a sembrar su semilla.

El milagro que hoy recordamos, del que hemos sido testigos y por el que hoy estamos aquí reunidos, es que todas las semillas que D. Antonio fue esparciendo en su relativamente corta vida (59 años) han dado frutos. Las que picotearon las aves del cielo fueron las que volaron con nuestro sueños y esperanzas de juventud, casi todos irrealizables e irrealizados, pero que llenan de recuerdos nuestros años en el Ramiro. Las que cayeron en la tierra seca y árida del campo de fútbol dieron lugar a formaciones patrióticas o persecuciones inauditas de un balón furtivo, que casi nunca era el nuestro: vivencias que siempre recordaremos con una sonrisa de nostalgia. Las que se quedaron en el duro asfalto de las canchas de baloncesto fueron las que nos enardecieron de entusiasmo anotador y también nos enseñaron los primeros insultos. Las que terminaron en la tierra buena de nuestro corazón  fueron las que han sustentado nuestra vida, las que hoy nos han traído aquí. Sin olvidar, desde luego, a su propia numerosa familia, plagada de educadores y profesores, que han dejado su buena semilla en tantas ciudades de España.

Todo esto es lo que fue sembrando D. Antonio, con un pito, un reloj, un megáfono y muchísima vocación docente, además de mucho sentido común, como únicas herramientas. Disciplina, constancia, cumplimiento del deber, sinceridad, trabajo en equipo, respeto al contrario.

Por los frutos los conoceréis. Sus obras son sus testigos: el día a día del cuidado de su familia, de sus más de 1500 alumnos del diurno, el nocturno, el internado, el Estudiantes, y tantas otras.

Probablemente para los miles de alumnos que han pasado por las aulas del Ramiro después de nosotros, y que no conocieron a D. Antonio, Magariños no sea más que el nombre de un polideportivo o del café o el centro médico que se alojan en él. Sin embargo para nosotros debe ser, no ya una leyenda, sino sobre todo una persona que dio su vida por nosotros para enseñarnos a mejor conducir la nuestra.


En este espíritu hoy nos reunimos en esta Iglesia del Espíritu Santo, la del Consejo, la del Ramiro, la de D. Antonio, la nuestra. Y lo hacemos en un acto, que a él le hubiera llegado al alma, y en el que todos, cada uno desde sus creencias y desde su experiencia de vida, vamos a recordar a D. Antonio, en el 50º aniversario de su fallecimiento tal día como hoy, y con él a todos los profesores que nos acompañaron, nos aguantaron nos enseñaron y nos quisieron en ese periodo tan importante de nuestras vidas. Y también, claro, a los compañeros de entonces que ya no están entre nosotros.





15 de abril de 2016

LA TECNOLOGÍA EN EL INSTITUTO RAMIRO DE MAEZTU

... Por Manolo Rincón.


Hoy, si entramos en cualquier clase de nuestro antiguo Instituto, nos encontramos con que disponen de un ordenador, una conexión a Internet y altavoces. Hay pizarras electrónicas, proyectores digitales. En fin, la tecnología reina por doquier.

Pero para los alumnos de la promoción 64 y anteriores, la tecnología que podíamos ver era escasa. Se concentraba fundamentalmente en los Talleres, experiencia asombrosa en la época, donde teníamos prensas de Encuadernación, máquinas herramienta en Metalotecnia, voltímetros y amperímetros en el de Electricidad y aparatos telegráficos y telefónicos en el de Comunicaciones.

En los Laboratorios también disponíamos de aparatos científico-tecnológicos, como los microscopios, las autoclaves y muchos más, ya que estaban muy bien equipados para la época.

Al desmantelarse los Talleres muchos de estos aparatos al quedar en desuso, fueron abandonados, junto con otros que ya no se utilizaban tampoco en los laboratorios.

Rosa María Muro recogió parte de ese material, restaurándolo con ayuda de alumnos y con el mismo preparó una muy interesante exposición en el año 98.

Luego, una vez más cayeron en el olvido estos aparatos e instrumentos, hasta que en este curso decidimos que merecía la pena poner en marcha una actividad de catalogación y clasificación de dicho material.

Rosa María ya había situado algunos instrumentos en la Sala de Visitas. El resto los fuimos colocando en la subida a la terraza y observatorio con la idea de hacer un museo tecnológico similar al que poseen otros Institutos.

El resultado es que ya tenemos expuestos, estudiados y catalogados más de 40 instrumentos, de muy distintas procedencias, dentro del Instituto.

Parte proviene de los laboratorios, como son las balanzas de precisión y los microscopios. De finales del siglo XIX proceden dos exprimidores, que pudieron utilizarse en la asignatura de Agricultura. Otros instrumentos estuvieron en los Talleres, en especial del de Comunicaciones que contaba con aparatos de Morse, teletipos y centralitas telefónicas. De la antigua Secretaría proceden las máquinas de escribir con algunos modelos de principios del siglo XX. Por último, llama especialmente la atención un aparato que debió venir del CSIC, es un medidor de radiaciones, instrumento curioso que fue fabricado por un ayudante de los esposos Curie.

Recuperar este material, clasificarlo, limpiarlo y repararlo, en lo posible, ha sido una labor que nos ha gratificado al ver materializado este museo, ya ordenado y visitable, tal como nos habíamos propuesto al comienzo del curso.

Este trabajo ha dado pie a que podamos escribir un libro sobre toda esta riqueza tecnológica, su utilidad y su historia,




 
Detalle de un expositor






8 de abril de 2016

LOS PRIMEROS HUÉRFANOS DE DON ANTONIO, SEIS AÑOS ANTES DE SU MUERTE FÍSICA

...Por José Luis Cerdán


Empezaba el curso 1960-61, primero en que D. Antonio no ejercía de Jefe de Estudios después de una década.

En los años anteriores, primero, segundo y tercero de bachiller, habíamos estado encuadrados en cinco clases, a saber: A, B, C, D, E con unos 45 alumnos por clase aproximadamente.

No se sabe si sabe si por órdenes superiores (el proceso de admisión de estudiantes por aquella época, carecía de la transparencia necesaria) o por torpeza de la Secretaría del centro, se tuvo que formar la clase F con veintitantos alumnos en situación de overbooking, dado que no había aula reglamentaria para alojarlos.

La sublime solución consistió en que los alumnos del grupo A que habían tenido la mala pata de elegir inglés como lengua extranjera (la pérfida Albión) integraran la citada nueva clase y proceder a alojarlos en el segundo espacio más grande del Instituto después del Teatro y que estaba contiguo a éste (existían espacios más adecuados infrautilizados permanentemente como la Sala de Música o el Museo Religioso).

Los problemas empezaron cuando las temperaturas en dicho espacio empezaron a bajar de 15º. Comenzó a formarse un sentimiento colectivo de discriminación por razón de elección de lengua extranjera que desembocó después de las protestas reglamentarias no atendidas, en la negativa de los implicados, a la vuelta de las vacaciones de Navidad, a entrar a clase en tanto no se habilitara un aula con una temperatura adecuada. Debo constatar que en un plazo razonable, fueron atendidas nuestras reivindicaciones y creo que dejamos sin despacho al Padre Granda..

Lo importante de este episodio que algunos compañeros lo considerarán como una “chiquillada”, es que los que tomamos parte en él, aprendimos (algo que no se enseñaba en nuestros planes de estudios de entonces) que las protestas colectivas por discriminaciones injustas pueden cambiar las cosas no sin correr un riesgo, que en este caso dado los tiempos que corrían, podría haber sido la expulsión colectiva del Instituto.








ACTOS EN EL CEMENTERIO DE LA ALMUDENA EN MEMORIA DE DON ANTONIO

Nuestro compañero Paco González, de la promoción de 1.965, nos permite reproducir este artículo que han publicado en el blog de esta citada promoción: 

http://ramirodemaeztu1965.blogspot.com.es/


...Por Paco González 


Cementerio de la Almudena, 4 de abril de 2016


Nosotros ya sabíamos que cincuenta años pasan rápido. Teníamos lo suficientemente próxima la fecha de nuestra celebración en el Ramiro como para olvidar algo que, en cualquier caso, resulta obvio a medida que avanza la vida.
Sin embargo, creo que ninguno éramos del todo conscientes de la cercanía de las dos fechas: la del final del Ramiro y el de don Antonio Magariños.
Hablo, claro, en sentido figurado, pues ni uno ni otro han terminado más que en su contacto directo con una experiencia vital (la nuestra), que nos marcó de forma tan notable.
Don Antonio y el Ramiro estaban (están) indisolublemente unidos. Fue nuestra promoción la última que salió del Instituto estando él y, aunque parezca muy fuerte decirlo, todo aquello que habíamos vivido durante tantos años (algunos doce o trece) ya nunca volvería a ser igual. Ese binomio que parecía eterno, se deshizo.
La tumba de don Antonio Magariños en el cementerio de Nuestra Señora de la Almudena






















No quisimos saber lo que pasó después. Volver pronto era como regresar a un lugar en el que nunca habíamos estado. Las casualidades, a veces, condicionan muchos aspectos de la vida.
Cuando don Antonio murió dejó huérfano al Ramiro. Y ayer, 4 de abril de 2016, se cumplieron cincuenta años de aquel tremendo suceso.
Su corazón estaba agotado por el inmenso ritmo al que había sido sometido por quien creía en la bondad, la honradez, la entrega y la justicia por encima de cualquier otra cosa. Incluso por encima de su propia salud. Don Antonio Magariños lo entregó todo, nos lo entregó todo.

Álvaro Martínez-Novillo reflexiona, próximo a don Antonio








Llovía. Llovía mucho en una mañana de abril en la que parecía que don Antonio, desde su privilegiada posición sobre las nubes, quería renunciar al imprescindible acto de agradecimiento de sus discípulos. Ya sabemos que él nunca quiso distinciones ni honores. No los necesitaba. Los llevaba dentro, eran una parte sustancial de su patrimonio como hombre bueno y justo. Pero allí estuvieron sus alumnos. El honor era para quienes tuvieron la suerte de poder estar con él, junto a su tumba, en la que también descansan sus padres y su esposa, doña Pilar.
Manolo Gómez protege de la lluvia la lectura de Francisco Brändle
Fueron momentos de especial emoción.
Martín Almagro, hermano mayor de nuestro compañero de curso, pronunció unas intensas palabras que todos hicimos nuestras por su verdad y profundo sentimiento. Luego fue Javier Mendoza quien habló, incluyendo en su emotivo discurso unas poéticas reflexiones de Antonio Machado, muy apropiadas al momento y de gran belleza en sí mismas.
Francisco Brändle fue el responsable, con su entrañable buen hacer habitual, de la expresión religiosa de un instante que permanecerá imborrable en la memoria de todos los asistentes.

Martín Almagro nos habla, emocionado, de la 'auctoritas' (prestigio y sabiduría) de don Antonio



El director del Instituto (Jesús Almaraz) y la secretaria (Cristina Domínguez) estuvieron presentes y ella fue quien depositó un ramo de flores sobre la lápida. Junto a estas flores, Javier Mendoza tuvo el bonito detalle de colocar una camiseta de nuestra promoción y el listado completo de cuantos formamos parte de ella, con lo que bien podemos decir que todos hemos estado presentes. Una bufanda del Estudiantes completó el conjunto de lo ofrecido simbólicamente.

Javier Mendoza y Felipe Samarán (59), detrás, la secretaria del Instituto











Antes de terminar el acto, se leyó el contenido de un 'Sobre y Carta' que los alumnos de don Antonio habíamos escrito a sus padres y que, asimismo, fue entregado junto con todo lo demás.
No tenemos el texto de Martín Almagro, pero sí los otros dos, que reproducimos a continuación.
Lo que dijo Javier Mendoza frente a la tumba de don Antonio:



Hablando con Dios de don Antonio,  lo apropiado es escuchar, y si hay que decir, decir poco y bueno.



Y de hacerlo, hacerlo con palabras veraces, sencillas, esenciales. Lo intento, escuchando lo que me sopla Antonio Machado, que está hablando de Giner de los Rios, su maestro, al recordarle.


Me dice: 
–No sé, amigos, mas cantar no puedo, que se ha dormido la voz en mi garganta y tiene el corazón un salmo quedo, que ya solo reza el corazón, no canta.

No es verdad del todo, pues si se fue hace cincuenta años, pensamos que se nos fue hacia la luz. Jamás creeremos en su muerte, que solo pasan para siempre los  muertos y las sombras y no es el caso.

Don Antonio fue un hombre incapaz de mentir e incapaz de callar la verdad, nunca pretendía herir o denigrar al prójimo, sino mejorarle. Carecía de vanidades, pero no de orgullo. Era austero, sencillo. Convencido de ser, desdeñaba el aparentar. Era un místico, pero no contemplativo y extático, sino laborioso y activo. Tenía el alma fundadora de Teresa de Ávila y de Íñigo de Loyola, y se adueñaba de los espíritus, los nuestros, por la libertad y el amor. ¿Qué imán invisible tiene su alma, tan fuerte y tan pura, que todavía atrae y de qué manera?. Creyó en la ciencia estimulando el alma, para que lo enseñado y aprendido fuera pensado y vivido. No una rama, o una flor... o una fruta, sino una semilla que ha de germinar, florecer y madurar en las almas. Porque pensaba y actuaba así, hizo tantos maestros como discípulos tuvo.

Sí, el corazón reza, pero tiene motivos para cantar y lo hace, un tanto desgarrado, pero lo hace.

Vuelvo a Machado que habla a Dios así:
–Señor, me cansa la vida, tengo la garganta ronca de gritar sobre los mares, la voz de la mar me asorda. Señor, me cansa la vida y el universo me ahoga. Señor, me dejaste solo, solo con el mar a solas. O tú o yo, jugando estamos al escondite, Señor, o la voz con que te llamo, ¿es tu voz? Por todas partes te busco sin encontrarte jamás, y en todas partes te encuentro, solo por irte a buscar.

Y yo digo ahora:
–Señor, gracias por don Antonio y encuéntranos, como hiciste con él.

Javier Mendoza lee ante la tumba de don Antonio

El 'Sobre y Carta' dirigido a los padres de don Antonio dice así:

Querido don Antonio:

Sus alumnos nos vemos hoy obligados a romper con una inveterada costumbre del Instituto y, esta vez, somos nosotros quienes escribimos un ‘Sobre y Carta’.

Va dirigido, como es lo habitual, a sus padres, don Manuel Magariños y doña Ignacia García, quienes comparten morada con usted bajo esta blanca lápida. Pero, quebrando otra norma de los viejos tiempos del Ramiro, incluimos también, como destinataria, a su esposa, doña Pilar Ramón, que tanta responsabilidad tiene en todo lo que usted hizo por nosotros.

En este ‘Sobre y Carta’ que les enviamos, contamos a sus padres (quienes se ausentaron de este mundo sin llegar a saber que su hijo se convertiría en el alma de la más notable institución de enseñanza media de España) que él fue, precisamente, quien nos enseñó, con su ejemplo, a apreciar el valor de la palabra y de la razón como armas supremas en la lucha por la justicia. Y que las dos están muy por encima de cualquier otro método con el que se busque el reconocimiento de la autoridad o la virtud. Una autoridad y una virtud que, lo sabemos por experiencia, en unos son innatas y, en la mayoría, usurpadas en su origen y adulteradas en su aplicación.

Nosotros, sus alumnos, somos unos privilegiados, don Antonio. Por eso estamos aquí. Porque usted nos dio, con absoluta generosidad y gran sabiduría (sin exigir, a cambio, nada más que el aprecio por la dignidad, el respeto y la lealtad), tantas cosas buenas que hoy, en esta mañana de primavera, tras medio siglo echando de menos su presencia y sus enseñanzas, hemos querido venir a recordar juntos estos versos del poeta latino Horacio que, sin duda, fueron escritos, premonitoriamente, para usted:

Integer vitae scelerisque purus
non eget Mauris iaculis neque arcu
nec veneratis gavida sagittis…
Sin dardos ni azagaya va seguro
el hombre justo y bueno
que, libre de culpa y de maldad ajeno,
mantiene su fervor íntegro y puro...

Su fervor por todos nosotros, don Antonio. Y su fervor por la honradez y la verdad.
Reciba eternamente nuestro infinito cariño,

Los alumnos del Ramiro de Maeztu

Paco González leyendo el 'Sobre y Carta' dirigido a los señores Magariños






A nuestra promoción, por las circunstancias que hemos comentado más arriba, le correspondía tomar la iniciativa del homenaje a don Antonio Magariños y ha sido una enorme satisfacción comprobar el cariño con el que todos han respondido a nuestra propuesta. Les damos las gracias por hacerlo, mientras insistimos (nunca nos cansaremos de hacerlo) en reiterar un infinito agradecimiento hacia quien fue el gran maestro de cuantos pasamos por aquel Ramiro de Maeztu que tanto queremos.

Más de treinta discípulos de don Antonio, de varias promociones del Ramiro, estuvieron en la Almudena

5 de abril de 2016

DONACIÓN DE AGUSTÍN YÁÑEZ AL INSTITUTO RAMIRO DE MAEZTU

... Por Manolo Rincón.


El 5 de abril, aún con el recuerdo de las emociones vividas en los actos dedicados  a D. Antonio en el 50 aniversario de su muerte, nos visitó Agustín Yañez en el Instituto. Se trata de un veterano ex alumno de la promoción 1.952, que en su vida laboral fue Jefe de Personal de la multinacional Philips.

En animada charla recordó que D. Antonio después de oír al Padre Granda en unos Ejercicios Espirituales abiertos en el Ramiro en el año 1.948, decidió que ocupase el cargo de Director Espiritual del Centro, que había pasado por varios sacerdotes desde su creación.

También recordó la muerte de D. Antonio, confortado espiritualmente por Granda.

Estábamos presentes un antiguo alumno reciente, Jesús, Rosa María y yo mismo.

Después pasamos todos a ver al Director Jesús Almaráz y le hizo entrega, en nuestra presencia y con la Secretaria, de un ejemplar del “Sueño de Escipión”, de Cicerón que editó D. Antonio y que utilizó en las clases que con él dio, ya que su bachillerato tenía Latín todos los cursos y pudo disfrutar de sus enseñanzas siete años.



Pero nos aguardaba una gran sorpresa. Dª Pilar, esposa de D. Antonio, tenía una insignia de oro, que le fue concedida en 1.964, dos años antes de morir, como distinción por los 25 años de docencia en la Casa. La propia Dª Pilar dio al Padre Granda esta insignia y éste antes de su fallecimiento se la dio a Agustín, que le ayudaba en tareas pastorales.




Todos agradecemos a Agustín tan noble gesto. El libro estará en la Biblioteca y la insignia, aquí reproducida se expondrá en un expositor que estará situado en el despacho de dirección.

Esta donación nos ha dado oportunidad de tener más recuerdos de nuestro querido D. Antonio.


Despedimos agradecidos a Agustín que ha tenido un gran gesto para con el Instituto.


CELEBRACIONES EN HONOR DE DON ANTONIO MAGARIÑOS EN EL 50 ANIVERSARIO DE SU FALLECIMIENTO

...Por Manolo Rincón.


El día 4 de abril de 2.016 amaneció lluvioso en Madrid. Muchos ex alumnos del Ramiro teníamos ese día bien señalado en la agenda. Nuestro querido Jefe de Estudios había fallecido 50 años atrás confortado con los santos sacramentos que el Padre Granda, Director Espiritual del Instituto le administró.

Un grupo de antiguos alumnos, a los cuales hay que agradecer su disposición y su buen hacer, habían preparado dos actos solemnes para esta ocasión.

En primer lugar, en el Cementerio de la Almudena se le ofreció un homenaje floral. Previamente dos integrantes de la Promoción 65 habían reconstruido su tumba en este cementerio, otro gran detalle de generosidad y amor a la figura de D. Antonio, que les honra.
El mal tiempo no impidió que nos concentrásemos 35 personas a las 12 para escuchar las lecturas que se hicieron sobre nuestro Jefe de Estudios y dejar un ramo de flores en su tumba, junto una bufanda del Estudiantes y una camiseta del Ramiro. Acto muy emotivo para todos los asistentes. Hay que agradecer al actual Director y a la Secretaria del Instituto su asistencia al Acto. Recordamos a aquel hombre singular que tanto cariño y dedicación ofreció al Instituto a lo largo de los 26 años que estuvo trabajando en él y que tan firmes valores supo infundirnos.





Por la tarde a las 7 y media, un nutrido grupo de personas nos dimos cita en la Iglesia del Espíritu Santo.

Muchos recuerdos nos trae esa maravillosa Iglesia: El Padre Granda, el Padre Cuellar, el Padre Gabino, el Padre Mindán, el Padre Ignacio… todos nos administraron allí los sacramentos y dirigieron las distintas celebraciones religiosas en los años que allí pasamos. Pero también el reencuentro con antiguos compañeros que han acudido masivamente al Acto de recuerdo a nuestro Maestro, en muchos aspectos de la vida, D. Antonio.

La ceremonia la oficiaron dos sacerdotes, antiguos alumnos. Las oraciones, más una pequeña semblanza las ofrecimos antiguos alumnos. Los oficiantes recordaron a D. Antonio, su generosa entrega y el poder de convocatoria que tenía cincuenta años después.








Una ceremonia cargada de emoción, amor y recuerdo al Profesor desaparecido.

El Coro Aldebarán nos ofreció unas delicadas interpretaciones entre las que se ha de destacar el Ave María de Schubert.

Terminamos la celebración con una interpretación en el magnífico órgano de la Iglesia, de la Tocata y Fuga de Juan Sebastián Bach, que me recordó al Padre Ignacio.

Se repartieron copias del recordatorio original del funeral que se celebró a su muerte.

Creo que desde donde esté D. Antonio habrá visto que su sacrificio no fue en vano y que sus enseñanzas han calado en la mayoría de los que fuimos alumnos suyos. Sus semillas germinaron y dieron abundante fruto.

Como recuerdo personal me viene su imagen a las 12 del medio día finalizado el recreo, cuando en muchas ocasiones nos dirigía la breve oración del ángelus en su querido Latín.

“Oremus: Gratiam tuam quæsumus, Domine, mentibus nostris infunde; ut qui, angelo nuntiante, Christi Filii tui Incarnationem cognovimus, per passionem eius et crucem, ad resurrectionis gloriam perducamur.

Per eumdem Christum Dominum nostrum. Amen”.

Descanse en paz.



REENCUENTRO CON GABALDÓN

... Por VICENTE RAMOS

Me encontraba ayer en la puerta del Espíritu Santo charlando con compañeros que habían asistido a la misa en homenaje a don Antonio, cuando de repente aparece una persona que no veía desde el año 64, hace cincuenta y dos años, y de repente me viene un flash a la memoria y le pregunto directamente - ¿Eres Gabaldón, verdad? - Asintió con la cabeza y me presenté yo mismo, pues en principio no me identificó. A continuación, me presentó a su esposa, Alicia, e inmediatamente les di una llamada a los amigos que estaban a nuestro alrededor anunciándoles que alli estaba Angel Gabaldón. 
Departió con muchos exalumnos y algunos de ellos pusieron una cara de asombro enorme porque no le habían reconocido hasta que se lo dije.


Ángel Gabaldón con Kurt Schleicher (64) antes de iniciarse la misa.

Gabaldón y Sra. con Kurt (64), Goyo Fraile (62) e Ignacio Hernando (59) al fondo.


Aqui teneis a Gabaldón con el grupo 1ºF de 1.958

Y este es el curso 2ºC de 1.959 con los alumnos que tenemos identificados


Pablo Bergia (64) y Nacho Niharra (63) haciendo las peticiones durante la misa. 
Concelebrantes: Francisco Brändle (65) y Emilio García (59)


Plano general de asistentes

Salió muy emocionado de la misa y me dijo que escribiría algún artículo sobre don Antonio para que todos conociéramos el cariño que todavía le profesa a aquella persona que tanto supuso en la vida de todos nosotros, pero que a él le influyó también muchísimo, pues como recordareis ejerció el cargo de Jefe Mayor o Educador manteniendo con inexorable autoridad la disciplina en el Centro.



Gabaldón y Sra. con Paco González y V. Ramos al final de la misa.