INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


24 de diciembre de 2017

LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA ¡DEL FRANQUISMO!

...POR MANOLO RINCÓN

Estamos en tiempos de celebración del 39 aniversario de nuestra Constitución, defendida por unos, denostada por otros y en trance de ser cambiada.
Si preguntamos cuál fue la anterior Constitución se nos dirá que la Republicana. Así yo lo creía hasta que llegó a mis manos un curioso libro olvidado por todos, en la biblioteca del Ramiro...

Para seguir leyendo pincha en 

https://interesactualidad.blogspot.com.es/2017/12/la-constitucion-espanola-del-franquismo.html

FELICITACIÓN DE CARLOS MARSÁ

Nuestro compañero Carlos Marsá Valdovinos nos hace llegar esta felicitación para todo el grupo


23 de diciembre de 2017


D


onde se descubre el misterio del canalillo de Manuel Rincón y se cuenta algo de historia

...por EMILIO SÁNCHEZ DIREITINHO

Hará un par de años, Manuel Rincón nos comunicó su interés por saber qué era el canalillo que pasaba por delante de los internados y de la Residencia de Estudiantes...
PARA SEGUIR LEYENDO PINCHA EN:

https://interesactualidad.blogspot.com.es/2017/12/donde-se-descubre-el-misterio-del.html



22 de diciembre de 2017

UNA NOCHEBUENA MUY PECULIAR

...POR KURT SCHLEICHER

Kurt nos remite el siguiente texto con el deso de felicitarnos Las Pascuas a todos a través de él.


—“Ya estamos en Navidad; ¡qué horror!” — me dije aquella fría mañana de diciembre de 2017.
A mi alrededor todo está oscuro. Trato de vislumbrar algo, pero no puedo ver los detalles. Parece que estoy confinado en un pequeño cuarto, eso sí, con muchas comodidades  frente a lo que tenía por costumbre, de forma que aún debería darme por contento. Antes de estar aquí estuve en una especie de campo de concentración junto con otros compañeros de infortunio; aquello era desde luego más desagradable. Lo malo es que ahora estaba muy solo, sin la compañía que me hacían los demás, pero también la comida era mejor; vaya lo uno por lo otro.
Asomando con dificultad la cabeza, podía ver que el lugar en el que me encontraba era un amplio chalet aislado en una rica urbanización cerca de Madrid. Los dueños eran una familia “bien”, con posibles, como se decía antes. El padre parece ser que es un afamado médico, creo que cirujano plástico, de ésos que ganan un pastón por quitar un par de lonchas de grasa y hacer creer al enfermo (mejor llamarle víctima) que ya tiene un aspecto magnífico, pese a la multitud de colgajos que le han dejado. La verdad es que se comporta conmigo con displicencia, manteniendo las distancias; sin embargo, no me gusta nada cómo me mira. No me fío de él. La madre, por el contrario, es toda una señora, me trata con disimulado afecto, pero también manteniendo distancias, como si yo fuese un ser inferior poco digno de relacionarme con ella.
Luego están los niños, bueno, ya no tan niños; el pequeño tiene quince años y es una especie de mula parda, grande y rechoncho. Además es un cobardica; cada vez que me mira rehúye la mirada ¡como si fuera yo a hacerle algo, pobre de mí!
Falta la niña, un año mayor, con unos esplendorosos dieciséis años. Ésta sí que es un encanto; es preciosa con sus ojos de color mar al atardecer y me ha demostrado varias veces ya que me tiene cariño. No parece que me tenga miedo y suele acercarse a mí para consolarme, como si supiera de mis penurias anteriores.  Me da la sensación de que me estoy enamorando, pues mi única ilusión de cada día es poder verla. Su presencia es lo que me mantiene vivo; gracias a ella no pierdo la esperanza. Ya sé que es muy joven, que es imposible que pueda alguna vez mantener una relación con ella, y mucho menos yo, con lo feo que soy. No debo olvidar que soy de otra raza y mi aspecto me delata enseguida, pues soy negro, y además de un negro zaíno, como los toros. No soy un negro lustroso, como algunos que se ven por ahí.
La verdad es que soy un paria. En estas fechas en las que los cristianos – yo no lo soy – celebran eso que llaman “Navidad” y presumen de dar calor al prójimo y proteger al necesitado, la impresión que tengo es que sólo piensan en comer, pero para ellos mismos, no para los demás. ¿Es que la Navidad sólo se puede celebrar comiendo?
Que en pleno siglo XXI exista todavía esclavitud, no deja de ser sorprendente. La verdad es que nunca he entendido bien lo que significa ser un esclavo, pero yo lo debo ser, pues mi amo, el médico, tengo entendido que me ha comprado; estoy casi seguro. Hombre, me ha hecho un favor al sacarme del campo de concentración aquél, pero no sé lo que pretende de mí; no me lo ha dicho. Mi única esperanza de salvación es mi amada, que me ha demostrado siempre cariño; espero que no me falle.
Cada vez que lo pienso, me irrito más; ¡estoy aquí encerrado y no he hecho nada para merecerlo! ¡Yo también tengo mis derechos constitucionales! ¿Por qué no puedo ser libre? Tengo varios primos, eso sí, más guapos que yo, que gozan de una libertad envidiosa. ¿Es que no tengo derecho a ser como ellos?
Estábamos ya en vísperas de Nochebuena. Empecé a oír voces, que me sacaron bruscamente de mis reflexiones. Agucé el oído. Era una voz masculina, fuerte y ronca. Se trataba de D. José, el pater familiam.
—A ver, Susana y Carlos — el tono del padre era autoritario, como siempre, dirigiéndose a sus hijos — mamá y yo tenemos que salir, pero es mejor que no vengáis; primero tengo que pasar por la consulta y después nos meteremos en el follón del centro de Madrid para comprar unas chucherías que nos faltan. No tardaremos mucho, pero es posible que se nos haga tarde. Que no me entere yo de que habéis hecho alguna trastada; mucho ojo, o me las pagaréis…
—Podéis aprovechar y ver la televisión o jugar con la consola; hoy os damos permiso ilimitado — intervino Carmela, la madre, conciliadora y tratando de quitar hierro a las amenazas de su marido con una leve sonrisa.
—Sí, papá, gracias mamá — dijeron los dos a coro, como si se hubieran puesto de acuerdo, eso sí, con cara de aburridos y mirando al cielo con resignación.
“Parece que ya se han marchado”, me dije a mí mismo al oír el ruido de la puerta cerrándose.
Me figuraba yo que iba a tener una tarde aburrida, si es que los chicos se fueran de verdad a jugar. “¡Cómo me gustaría que viniera Susana a verme!”, pensé con ensoñación, pero con pocas esperanzas de ello.
Volví a mis reflexiones. La verdad es que me sentía muy solo, y más desde que ya se había echado la noche encima. Me parecía ser un pájaro enjaulado, andando de una punta a otra del cuartucho en el que estaba. Yo me había creído que en los tiempos actuales, las costumbres habrían evolucionado y que la gente fuera más civilizada, pero no era así. Con los de mi raza no tenían piedad; ¡qué mal les habíamos hecho! ¡Ni en Navidad cambiaban!
De repente, oí un ruido en la puerta del cuarto. ¡Alguien estaba queriendo entrar! ¿Sería Susana? Mi gozo en un pozo; era el animal de Carlos. Me acurruqué al fondo del cuartucho. La forma que tenía de mirarme no me gustaba nada; hasta creí ver un poco de saliva que le salía por las comisuras de la boca. Entró levantando los brazos de forma amenazadora; era más alto que yo y estaba claro que era más fuerte.
—Ahora verás — me dijo sin perder su aviesa sonrisa — no te preocupes, que no te va a doler. Les voy a hacer un favor a los demás, pues cuando vuelvan ya estará todo hecho. Y mi hermana no se va a enterar…
Empecé a asustarme de verdad; el gamberro de Carlos se acercó a mí, me agarró por el cuello con una mano y con la otra me cogió la cabeza, girándola como si fuese un sacacorchos alrededor de mi propio cuello… ¡me estaba asfixiando! Intenté defenderme, pero el animal aquél se me echó encima inmovilizándome y continuó con sus maniobras asesinas.
En ése momento, probablemente por el ruido que estábamos haciendo, apareció Susana en el quicio de la puerta con una escoba en las manos, con la que le arreó a su hermano con todas sus fuerzas.
—¡Eres un mamón! ¿No te he dicho que le dejes en paz?
Afortunadamente, tras el golpe, Carlos me soltó y mi cabeza deshizo el par de vueltas que ya llevaba encima y por fin pude volver a respirar. ¡Qué poco había faltado! Menos mal que mi cuello es muy flexible y no se partió. ¡Qué bruto el chaval!
Susana se acercó a mí y me rodeó con sus brazos, acariciándome la cabeza; yo me dejé hacer, emocionado como estaba.
—Pobrecito — me dijo ella — conmigo estás a salvo. No dejes que se te acerque otra vez el bruto éste…
Puse mi cabeza en su regazo, cerré los ojos y me sentí feliz; ya ni me acordaba del mal momento que había pasado.
Pero las sorpresas de aquél día no se habían terminado. De repente, los tres oímos ruido de cristales rotos en una de las ventanas, una más pequeña que había en el baño y que no tenía barrotes, por falta de previsión en su día.
—¡¡Son ladrones!! — gritó Susana, muy asustada.
Carlos nos miró a los dos y salió corriendo, pero no a donde creímos que iba, a ver quién era, sino que tiró a toda velocidad para el piso de arriba. Estaba claro que iba a esconderse, el muy cobarde.
Susana se quedó petrificada, permaneciendo en la cocina, sin hacer ruido.
Por la ventana aquella habían entrado dos individuos con un pasamontañas; al oír los pasos del chaval subiendo la escalera, se alarmaron.
—¿No me habías dicho que aquí no iba a haber nadie? — soltó uno de los intrusos, dirigiéndose a su compañero.
El otro se mordió los labios; con el pasamontañas no se notaba.
—No conté con que los niños se quedaran aquí solos… vamos a ver dónde están. Tú mira arriba entre que yo voy a la cocina…
Mientras que el primero subía despacio las escaleras, el otro se dirigió a la cocina, donde Susana se había escondido debajo de la mesa. Lo malo es que se la distinguía demasiado bien, por lo que el tipo no tuvo más que meter la mano debajo y agarrarla por los pelos. La joven empezó a resistirse, pero el otro no la soltó. Harto de la resistencia de la chica, le dio una bofetada.
—¡Cállate! ¡Ya me estás diciendo dónde guardan tus padres las joyas y la pasta!
La bofetada encendió a la chica y la rabia pudo más que el miedo; sobre la encimera había un cuchillo, lo agarró e intentó clavárselo al ladrón, pero éste logró apartarse a un lado a tiempo, sin poder evitar recibir un corte profundo en un brazo.
El ladrón, enfurecido, agarró a Susana y la tiró al suelo.
Al ver aquello desde mi cuartucho aledaño a la cocina, que mi querida niña estaba siendo atacada y maltratada de aquella manera, se me nubló la vista de rabia, salí del habitáculo que con el jaleo se había quedado con la puerta abierta y me abalancé sobre el canalla aquél, que no se esperaba a un tercero en discordia. Con mis afiladas garras rompí el pasamontañas, le rajé la cara y le clavé el pico en un ojo, que salió de su órbita y se quedó colgando fuera. La imagen resultaba grotesca, pero no para el ladrón, que empezó a aullar como un poseso, corriendo de un lado a otro del salón, sin saber por dónde iba. Yo le perseguí a grandes saltos, me subí al armario sin darme cuenta de que tiraba todo el cacharrerío que había encima, de ahí volé a la lámpara rompiendo varias bombillas y desde esa elevada posición piqué contra el intruso agarrándome a su cabeza, clavándole mis garras todo lo hondo que pude, haciendo que se fuera al suelo sin poder ya defenderse.
En ese momento apareció el otro bandido, que había bajado por la escalera llevando cogido a Carlos de un brazo, atónito por lo que estaba viendo. El muchacho, al notar que la presión en su brazo disminuía, se soltó de golpe y con todas sus fuerzas le atizó una patada en la espinilla, haciendo que el ladrón se retorciera de dolor; Susana, al mismo tiempo, agarró la escoba y le dio un fuerte escobazo. Al ver la reacción de la chica desde la lámpara en la que yo estaba subido, decidí repetir la misma maniobra aeronáutica, subiéndome encima de la cabeza del intruso y clavándole el pico repetidamente. Al mismo tiempo, el chaval le estaba pegando unas tremendas patadas en las costillas y Susana le metía el palo de la escoba en salva sea la parte, haciendo que el intruso perdiera el sentido de puro dolor.
El primer bandido rebulló y se levantó con dificultad intentando escapar, agarrándose el ojo que llevaba fuera. Me dije que eso no estaba bien y volví a lanzarme “a estilo cóndor” sobre él, subido en sus hombros y clavándole el pico; el hombre iba de un lado al otro del salón sin ver, rompiendo la cristalería y todo lo que pillaba en su camino; tropezó con una silla y se terminó golpeando la cabeza contra una esquina de la enorme y maciza mesa, perdiendo también el sentido.
Ya más tranquilos, nos quedamos los tres sentados en el suelo, jadeantes; los chicos me estaban mirando con asombro. Susana, con los ojos muy abiertos, se acercó a mí reptando sobre sus rodillas y me abrazó. Naturalmente, yo me acurruqué en su regazo, cerrando los ojos y sintiéndome feliz.
—¡Nos has salvado la vida! — me susurró la muchacha acariciándome la cabeza con ternura.
—¡Todavía no me puedo creer que le debamos la vida a un pavo que nos íbamos a comer mañana! — añadió por su parte el chico, alargando su mano hacia mi ala derecha — perdona, macho, te juro que no volveré a intentar matarte...
Ni se daba cuenta el chico que le estaba hablando a un pavo…
Y es que yo, me da vergüenza decirlo, soy un pavo, feo y negro zaíno, con un plumaje ralo y despeinado, no como mis primos, mucho más guapos, que campan libres por los idílicos jardines del Palacio Real; a lo mejor se llaman “pavos reales” también precisamente por eso…
En ese momento, se oyó el ruido de una llave en la puerta de la casa; ¡llegaban los padres!
Cuando don José y su mujer entraron en el salón, no se podían creer lo que estaban viendo; allí parecía que se había desencadenado una batalla campal, cristales por todo el suelo, la lámpara medio rota, las sillas volcadas, y a sus chicos sentados en el suelo con el pavo que se iban a comer al día siguiente retozando en el regazo de su hija.
—Pero… ¿qué ha pasado aquí? — inquirió D. José, todavía atónito, mirándome a mí con alevosía, pues todo indicaba que el causante de aquél destrozo había sido yo — ¿Por qué habéis sacado al pavo de su recinto?
Justo cuando decía eso, se dio cuenta de la presencia de los dos ladrones tumbados sin sentido y con la cara ensangrentada. Tanto el padre como la madre pegaron un sonoro respingo.
—¿Y éstos? ¿Quiénes son? ¿Qué pintan aquí?
—Pues que a lo mejor gracias a este pavo, que nos ha salvado la vida, seguís teniendo hijos, aparte de las joyas y el dinero que estos tipos se hubieran llevado — le respondió Susana con firmeza, mirando de reojo también a su madre.
—Bueno, yo le he pegado a éste unas cuantas patadas… — interrumpió el chico, queriendo llevarse algún mérito.
—Sí, pero cuando el trabajo ya lo había hecho el pavo como una furia divina y habiéndole sacado el ojo a uno… ¡no te digo, el valiente, escondido bajo la cama! — Susana estaba lanzada — Desde luego, el que pretenda matar a este pavo, tendrá que pasar primero por encima de mi cadáver!
De repente, a la muchacha le entró la risa floja.
—¿De qué te ríes? — le preguntó doña Carmela.
Su hija le respondió entre lágrimas de risa.
—¡Pues que me estoy imaginando la cara que van a poner los de la policía cuando vengan a llevarse a estos tipos y les contemos que el héroe ha sido el pavo!
Poco a poco, los padres fueron digiriendo lo que había pasado, aunque todavía les costaba creerlo; al principio, viendo el desastre en el salón, habían creído que estaban siendo engañados, pero a la vista de los dos ensangrentados individuos, no había duda.
Lo cierto es que D. José ya me miraba de otra manera; se le veía profundamente conmovido y agradecido, lo mismo que doña Carmela.
                                                       * * *

 Al día siguiente, en Nochebuena, nos encontrábamos todos celebrándola en el comedor de la casa, bien engalanada con motivos navideños.
Allí estábamos todos, incluso yo; mi querida niña había colocado un gran cojín encima de una de las sillas de la mesa, a su lado. Formábamos un cuadro enternecedor: el padre, presidiendo la mesa, la madre, poniendo cara de circunstancias sin poder evitar una sonrisa mirando a su “prevista cena”, que era yo,  sentado a la mesa moviendo feliz mi apéndice colorado bajo la nariz (bien se podía decir que la cena no era moco de pavo); el chico, guiñándome un ojo  y Susana sentada a mi lado echándome un brazo por encima del lomo. Y yo feliz, claro.
A los postres, el padre nos miró a todos entre serio y divertido.
—Bueno, teniendo en cuenta lo sucedido, no he tenido inconveniente en que pasemos las fiestas compartiendo nuestra vida cotidiana con tu pavo, hija mía, pero todo tiene un final. ¡No querrás que esta extraña situación dure toda la vida! Está claro que no nos lo comeremos, pero, ¿qué hacemos con él? El pobre bicho tampoco se debe sentir bien en esta situación por mucho tiempo…
Me estremecí; para mis adentros me decía “Yo quiero estar al lado de mi Susanita, para siempre…”, pero no me salían las palabras y sólo era capaz de repetir “glo, glo, glo”, mirando alternativamente a D. José y a mi chica, con cara de pavo degollado.
—¿Alguna idea? — preguntó el padre, mirando a todos.
Susana se me quedó mirando; parecía que hubiera leído mis pensamientos.
—La verdad es que he llegado a querer mucho a este animalito, aparte de lo agradecida que le estoy por lo bien que me ha defendido, pero comprendo que no puedo retenerlo conmigo para siempre. No funcionaría. Sin embargo, tengo una idea que me parece pueda ser la solución.
Todos, hasta yo, la miramos expectantes.
—Primero le vamos a poner un nombre: “Príncipe”. Y luego, te voy a pedir una cosa, papá; si no la haces, Príncipe se quedará aquí conmigo para siempre.
Don José enarcó una ceja, sin adivinar lo que le pediría su hija.
—No me preguntes cómo lo sé, pero Príncipe quisiera ser un pavo real, como ésos tan bonitos que hay en los jardines del Campo del Moro. Tú eres uno de los mejores cirujanos plásticos de España; estoy convencida que si dispones de las suficientes plumas, serás capaz de injertarlas a Príncipe…
Me estremecí; ¡Convertirme en pavo real! ¡La ilusión de mi vida!
Susana me clavó su mirada con los ojos chispeantes; lo único que supe hacer fue mover la cabeza de arriba a abajo y tratar de sacar una mueca que se pareciese a una sonrisa, pero con el pico eso era un rato difícil; sin embargo, lo entendieron.
—Papá, por favoor… — dijo Susana mirando a su padre de forma que éste no pudo negarse.
* * *

El invierno ha pasado y ya estamos en primavera.
Caminaba yo cerca de la fuente que hay en el centro del Campo del Moro, cuando vi a lo lejos a una pavita preciosa que me miraba desde debajo de un banco. El corazón me dio un vuelco; ¡ésa era mi chica!
Me acerqué a ella hinchando el pecho todo lo que pude y procedí a abrir mi cola en todo su esplendor. La pavita se acercó a mí con un tierno “glo, glo”, significando que aceptaba ser mi novia, rendida ante mis encantos.
Al cabo de no mucho tiempo, la imagen de Susana se fue borrando poco a poco de mi memoria, como si se difuminase.
Un día me visitó; al verme tan bien acompañado, sonrió. Y yo también.

KS, Navidad 2017










13 de diciembre de 2017

EL PROYECTO NUCLEAR ALEMÁN 1938 - 1945

... POR KURT SCHLEICHER


Científicos alemanes a principios del siglo XX

           Los físicos alemanes (desde Roentgen, primer premio Nobel de física en 1901) alcanzaron gran prestigio internacional. Fue la cuna de muchos de ellos, comenzando por Albert Einstein y otros premios Nobel de Física, como Max Planck, Johannes Stark, Otto Hahn, Werner Heisenberg, Anton Lenard y Walther Bothe.

Para seguir leyendo pincha en: 

Werner Heisenberg

12 de diciembre de 2017

AULA64 Nº 11 "LOS TRES MOSQUETEROS DEL TETRA BRIK" PONENTES: J.M. BRETÓN, J. HEREDERO Y V. RAMOS

   ... Por Kurt Schleicher.

  El título viene a cuento al haberse rodeado Vicente por otros dos ponentes de nuestra misma Promo64: Jesús Heredero y Jose Manuel Bretón.
  Vicente se incorporó a Tetra Pak a principios de los ochenta tras sus labores baloncestísticas. Entró como ayudante de laboratorio y finalizó su andadura empresarial como Gerente de Compras, pasando por otros cinco cargos ligados fundamentalmente a Producción. Jesús se incorporó poco más tarde tras un emotivo encuentro con Vicente, quien le llamó para formar parte de la empresa en el área de Calidad y Certificación; después han pasado juntos nada menos que 26 años hasta la jubilación de ambos en el 2006. José Manuel Bretón prestó sus servicios de Publicidad durante 8 años, por lo que los tres insignes miembros de nuestra Promo64 pasaron juntos unas cuantas aventuras empresariales durante todos esos años.
   Parece mentira que un envase de leche o lo que sea tenga tanta enjundia, dando de sí una densa presentación de 78 páginas, todo un “brik”, que ya nos distribuirá Vicente.




  La compañía Tetra Pak de origen sueco data de principios de los años 50, introduciendo en el mercado una ingeniosa forma de envasar, mucho más ligera que las clásicas botellas de vidrio de entonces. Es aséptica y permite un periodo de conservación mucho más largo. La producción del envase es muy ingeniosa; inicialmente fue un tetraedro, resultante de doblar una cinta de papel con soldadura de borde y corte automáticos girando las mordazas 90º a la vez que se introduce la leche. En cuanto al peso, el envase es del orden de 36 veces más ligero que las antiguas botellas, lo que da una idea del beneficio en el transporte. En 1983 se pasó al “Tetra Brik” de forma rectangular (brik=ladrillo), cuyo plegamiento sale curiosamente del propio tetraedro. La base resistente es de un cartón especial procedente de árboles seleccionados y certificados, añadiendo varias finísimas capas, una de aluminio para evitar penetración de luz y otras de polietileno para protección y asepsia del contenido, aparte de la capa exterior con la marca del producto. Conviene citar que la aparente deforestación que podría causar tanta fabricación de envases se compensa con la plantación de al menos cuatro árboles por cada uno de los empleados en su producción, así como que un 98% de material es reciclable.




    Tuvimos ocasión de ver varios videos publicitarios gracias a José Manuel, que nos contó multitud de anécdotas relacionadas con su producción, como el lema “Mantiene bueno lo bueno”, muy popularizado, en lugar del inicial “Mejora lo bueno”, protestado por las compañías de envases clásicos, y los problemas durante el rodaje con un bebé osito, que con sus uñitas generó algún que otro problema a la actriz.



   Me han llamado la atención un par de datos curiosos, como el de la velocidad de producción de envases; una de las últimas máquinas es capaz de producir ¡ 7 envases por segundo !, rellenado incluido. 



Increíble… 

  A nivel mundial, la compañía Tetra Pak, de 24100 empleados, está presente en 175 países, consta de 5 fábricas de maquinaria de llenado y tiene instaladas 8860 máquinas de envasado. Se producen varios tamaños aparte del clásico de un litro y con diferentes formas de cierre, como es bien conocido en la actualidad. En cuanto al contenido, a nivel mundial, el 63,3% es para leche, un 17,6%  zumos, un 8,5%  refrescos, 2,6% vino y un 2,8% de alimentos varios, aparte de otros. Es curioso que en España los porcentajes son similares, excepto el vino, que es del 7%, y eso que este tipo de envases no es bien recibido por las diferentes bodegas, que prefieren mantener la imagen de la clásica botella, además de que el vino conviene que pueda respirar (corcho) y el vidrio se sigue prefiriendo para estos caldos. Quizás algún día eso cambie…



   La conferencia terminó con una breve presentación de Jesús en relación a Calidad y Certificación ISO 9001 ISO 14001 y la certificación europea EMAS (Environmental Management and Administration System). Hay que mencionar que a la hora de certificar frente a requerimientos de medio ambiente europeos EMAS, la primera que lo consiguió entre las entonces 52 fábricas de material de envase existentes fue la sede de Arganda, con la eficaz actuación de Jesús como nos enfatizó Vicente, logrando que a aquél se le saltase alguna lagrimita.


   Después nos fuimos a cenar a nuestro habitual restaurante aragonés. 
















La verdad es que Vicente tiene “tirón”, pues no recuerdo yo otra intervención con tanto “quorum”; la cena más parecía una boda, pues éramos 30 en una larga mesa en “U”. Se podría haber encargado una tarta nupcial con los tres ponentes encima de ella en lugar de los novios; los comentarios del público foráneo hubieran sido de lo más jugoso, pues todo indicaría que se trataba de un “trío” casándose…

KS, dic 2017 


Al estilo de las antiguas salas de cine, se presentó la próxima conferencia (29-01-2018) que correrá a cargo de Francisco Javier González Juliá, ingeniero naval,  y cuyo tema será ¿POR QUÉ FLOTAN LOS BARCOS?





9 de diciembre de 2017

CUENTO DE NAVIDAD

...POR MANOLO RINCÓN

Este año que está casi acabando, me trajo una sorpresa real e inesperada, que creo es interesante compartir con vosotros, y lo hago en forma de cuento breve que os dejo para que lo disfrutéis si os gusta.
Era un caluroso día de julio cuando me sorprendió una llamada desde un teléfono oculto.
Una voz de mujer me preguntó si yo era Manolo. En efecto la respondí.
Me comenzó a hablar de un antiguo compañero del Ramiro, Carlos, cuyo fallecimiento había conocido años después de producirse y que me había apenado mucho.
Viendo que no era una forma buena de hablar de un tema que me interesaba mucho, la pregunté su nombre y si no le importaría que comiésemos un día juntos y me contase todo aquello. María quedó en llamarme cuando estuviese en Madrid ya que residía fuera.
Ya no recordaba esta conversación meses después, cuando nuevamente me llamó María que venía a Madrid.
Quedamos pues a comer, en las cercanías de la estación de autobuses donde ella llegaba el día indicado.
No fue difícil imaginar que aquella persona menuda y rubia era María.
Una vez reconocidos comenzamos a reconstruir la historia de mi amigo.
Desde nuestra salida del Ramiro no había sabido más de él. Conservaba de únicamente una antigua foto del año 1.956 en la que estaba sonriente y mis recuerdos.
Le conté la gran amistad que nos unió y como transcurrían tranquilos los años de la Preparatoria y el Instituto, de cómo visitaba su casa regularmente y que me percataba que era un niño muy mimado por su madre. Y que terminado el bachiller ya nada más supe de él, aun cuando le recordaba siempre que pasaba por su casa de Victor Pradera 48, donde suponía que ya no vivía.
De forma sencilla, ella me contó que Carlos vivió con sus padres mientras que estudiaba y aunque sus hermanas se casaron. Me dijo, cosa que no sabía, que tuvo un hermano mayor que falleció y por ello su madre le sobreprotegía.
Terminó sus estudios y comenzó a trabajar en una empresa pequeña. En esa época murió su padre, un alto funcionario del INI, y poco después su madre se casó de nuevo, viviendo en la misma casa el nuevo matrimonio y él.
Por aquel entonces Carlos apadrinó al hijo un amigo y compañero cuya madre era María. A ella le agradó Carlos y comenzaron una gran amistad. El marido de María tenía algún celo y empezó a trabajar en contra de Carlos en la empresa y de tal forma le difamó que le despidieron.
En ese momento ocurrieron varios acontecimientos en su vida. Murió su madre y él se quedó solo viviendo con su padrastro.
María le aconsejó que con la indemnización del despido y la pequeña herencia de su madre, comprase un piso y se marchase de aquel que ya nada bueno le reportaba. Además María se separó de su marido.
Carlos no la hizo caso y siguió viviendo allí incluso al quedarse solo cuando falleció su padrastro.
No era capaz de encontrar otro trabajo y María le pedía continuamente que se fuese a vivir con ella, ya que además para su hijo era como un padre.
El tiempo pasaba y esta situación se mantenía, pero el deterioro físico empezó a hacer mella en Carlos. María era una mujer de salud débil y hacía lo que podía por Carlos, alarmada por su continua tristeza y  desgana de vivir se angustiaba. Deseaba que se fuese con ella pero no lo conseguía. El problema se agudizaba pues ya no tenía recursos para subsistir.
Y un día no respondía a sus llamadas. Fue encontrado muerto en su casa.
Me pareció que María no había ya superado aquel suceso y en cierto modo se responsabilizaba por no haber conseguido que estuviese con ella y emprendiese una nueva vida.
Este relato me entristeció y consolé como pude a María, comprendiendo que yo debía de ser la única persona a quien había contado su historia. Me enseñó fotos de Carlos, en las que se apreciaba su mal estado de salud. La consolé cuanto pude y la dije que había hecho una gran obra pues sin ella todo hubiese sido aún peor para Carlos.
Llegó el momento de despedirnos, había anochecido cuando la dejé en su autobús.

De regreso a casa, apesadumbrado por el relato, entre los adornos navideños me pareció ver la cara de Carlos, tal como le conocí, que me sonreía desde las alturas. Y esto me gratificó en gran manera.


25 de noviembre de 2017

NUESTROS COMICS

...por Manolo Rincón

Creo que este tema de los comics no lo hemos tocado aún, y seguro que en los recuerdos de todos está y os va a interesar.
En el tiempo que estuvimos, tanto en la Preparatoria como en el Instituto, una de las distracciones más habituales era la de leer y coleccionar lo que hoy llamamos comics y entonces TBOs. Era un sano entretenimiento que nos permitía expansión en nuestro tiempo de ocio, fomentaba el coleccionismo y el intercambio con los compañeros de los ejemplares ya leídos.
Hay que tener en cuenta que el espectro de entretenimiento entonces, no era tan amplio como el que tienen los chavales de hoy en día. No había TV y por tanto nos centrábamos en libros y tebeos en nuestro tiempo libre en casa, además de los cromos.
Voy a tratar de rememorar para vosotros, entre la gran variedad de personajes que hubo, los que a mi me parecen más importantes dentro de la época de 1.952 a 1.964.
Cuando éramos muy pequeños teníamos dos publicaciones que se vendían en todos los kioscos y hacían nuestras delicias:
La primera era el clásico TBO, revista de historietas netamente españolas. Aparecía impreso en un papel como de estraza. El TBO ere muy antiguo, pues se empezó a editar en 1.917 en los talleres Arturo Suarez de Barcelona. Primero era una litografía en un solo color y posteriormente ya tuvo color. 


El dibujo era pequeño, no muy elaborado y llegó a las manos de nuestros padres. Inicialmente valía 5 céntimos y su tirada era de 9 mil ejemplares. En 1.936 fue de 350 mil ejemplares la tirada.








Al principio tenía pequeños chistes y gags, que se completaron desde 1.926 con los inventos del TBO y las historias de la familia ULISES.



En la guerra quedó interrumpida su publicación.
La segunda época va de 1.941 a 1.968 y es la que llegó a nuestras manos. Yo recuerdo las peripecias de la familia Ulises, con el padre gordo, bajito y calvo, los hijos traviesos, la abuela y el perrito. Era un humor sano e ingenuo. Otro personaje interesante era Dª Urraca, una vieja cascarrabias a la que todo le salía mal. Zipi y Zape, los traviesos hermanos gemelos que siempre fastidiaban a su venerable padre también hicieron época. Las hermanas Gilda nos hacían reír igualmente.






El competidor del TBO era el DDT, una copia del TBO que se publicó desde 1.951 y cuyos personajes más célebres eran los de la familia Cebolleta, con las batallitas del abuelo. También el botones Sacarino aparecía en esta revista.



Ambas publicaciones se editaban con pocos medios y para que tuviesen un precio ajustado no utilizaban un buen papel y a veces las viñetas eran excesivamente pequeñas. Los precios se situaban en 1 peseta, pero de segunda mano eran más baratas.
Cuando contábamos con algo más de dinero teníamos la posibilidad de comprar la publicación Dumbo, revista semanal editada por ERSA que nos traía a todo color las historietas de Walt Disney, con El Pato Donald y sus sobrinitos, el Tío Gilito, Mikey Mouse y otros. Su precio de 3 pts. ya era elevado pero su calidad era muy superior a las dos anteriores.






Estas eran las revistas más infantiles y cómicas.
Pero había otras que nos gustaban a partir de los 7 u 8 años. Hazañas Bélicas que tenía un formato apaisado, valía 5 pesetas y nos mostraba batallas de la Segunda Guerra Mundial, bastante bien dibujadas en blanco y negro. Me parecían un tanto monótonas las historias que contaban.


Sin duda el éxito principal lo tuvo Diego Valor, el cual creo está en el imaginario de todos nosotros. En su versión de revista eran unos pequeños cuadernos apaisados, con páginas en color y blanco y negro. Recogían en versión gráfica las aventuras narradas en Radio Madrid.




Recuerdo que al llegar de la Prepa por las tardes hacia 1.956 me sentaba ante el receptor de radio y mientras merendaba oía el correspondiente capítulo de 15 minutos de duración. La ambientación era muy buena con efectos sonoros especiales, la música de la Suite “los Planetas” de Holst, muy oportuna y las voces de los protagonistas eran las de Joaquín Peláez o Eduardo Lacueva en el Comandante Valor y María Romero como la Profesora Fontana. Hubo varias aventuras: Diego Valor y Venus, donde se enfrentaban los héroes terrestres al malvado Mekong de Venus, que interpretaba Javier Dastis. Diego Valor y el Príncipe Diabólico se desarrollaba en Marte y en esta ocasión se enfrentaban a un despiadado Príncipe y su madre. La tercera entrega fue la de los hombres sin rostro o el misterio de Júpiter, donde combatían con enmascarados que desintegraban al quitarles la capucha que les cubría.
La revista era muy sencilla y costaba 50 céntimos inicialmente, para luego pasar a 75. El guión de Jarber era interpretado en dibujos por Buiya y Ballo. La calidad del dibujo dejaba bastante que desear, pero nos deleitábamos con las aventuras que ya habíamos oído por radio.
El chocolate “Matías López”, aprovechó el tirón y sacó cromos para un álbum y unas tabletas de chocolate con el mismo nombre que el que tomaba Diego Valor.
Para terminar he de comentar, otros héroes que también nos entusiasmaron:
 El Guerrero del Antifaz, un guerrero cristiano que luchaba contra los moros infieles. Sus cuadernos se vendían a una peseta. El Capitán Trueno y sus amigos Goliat y Crispín que luchaban contra numerosos enemigos de todo tipo.





Recuerdo también a Roberto Alcázar y Pedrín. Eran aventuras varias de tipo policiaco.



Cuando teníamos más dinero comprábamos las revistas mejicanas de la Editorial Novaro que distribuía Queromón Editores. Su precio era de 5 o 6 pesetas:
Supermán, Batmán, El Halcón Negro o Super Ratón eran las más populares. Supermán quizás es la que más leíamos. Eran traducciones de las americanas DC comics. En Argentina se tradujo por Superhombre y a veces nos llegaba algún número de estas aventuras.
Os dejo algunas imágenes para que podáis recordar aquellos comics que nos hacían pasar horas felices.