INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


1 de enero de 2017

CUENTO FIN DE AÑO PARA LA PROMOCIÓN 64

...por Manolo Rincón

Queridos amigos. Pasa un año más y sin embargo aún en mi mente transitan muchas estampas del pasado que en estas épocas afloran con fuerza. Había preparado este pequeño cuento para algunos compañeros, que me piden ahora que sea insertado en nuestro blog para que todos lo podáis leer. Es un escrito muy modesto y sin pretensiones, pero por supuesto Vicente tiene el permiso de publicación. Espero seáis benévolos con este humilde escritor. FELIZ 2.017 y que nos veamos con frecuencia. La próxima cita es el día 18 de enero en el Ramiro en Aula 64, la magnífica iniciativa de Kolia.

 Los fines de año siempre me producen un cierto sentimiento de nostalgia y tristeza pues significan el poner punto final a un tiempo que se nos ha marchado para siempre y en el cuál hay muchas cosas que ya nunca serán iguales en el futuro y probablemente añoraremos.
Mientras así pensaba, esperando ese tránsito de año, se adueñó de mí una especie de sopor y me sentí trasportado a otro lugar y otro tiempo. Al desaparecer la niebla me pareció ver un lugar que me resultaba vagamente conocido, que de momento no identifiqué.
Era noche cerrada y el sitio estaba oscuro; hacía frio mucho frio. Lentamente mis ojos se fueron acostumbrando a la tenue luz de una farola y pude distinguir el edificio de ladrillos tan familiar que tenía en frente.
Sonreí, me encontraba ante el Internado “generalísimo Franco”, en la Colina del Viento. Ese edificio que fue el germen del Ramiro, que tuvo usos variados y que finalmente resultó expoliado a nuestro Instituto.
Era noche cerrada y la intuición me confirmó que estaba en un 31 de diciembre de hace muchos años. Casi todas las ventanas del edificio se encontraban apagadas, pero fijándome bien vi varias con luz.
Unas estaban en el piso alto y sin saber cómo de un salto me elevé hasta allí. Pude mirar el interior a través del cristal. Y ante mi gran sorpresa vi a D. Antonio con todos sus hijos aún pequeños y su esposa Dª Pilar, en torno a una mesa con ricas viandas propias de un festejo importante. Enseguida me percaté que celebraban el fin de año, entre dulces y uvas y supe que D. Antonio lanzaba al Cielo una oración como bienvenida al nuevo año, pidiendo por nuestro Instituto y las personas que lo integramos. Recordé como imponía la disciplina y el rezo del Ángelus al medio día. Un hombre admirable pensé. Fue una emocionante visión increíble, que hizo que se me saltasen las lágrimas.
Caí un poco más abajo y vi por otra ventana al Sr. Ortiz, cuta función en el Internado nunca conocí. Era hermano de D. Luis, y estaba con su numerosa familia. Todos muy contentos bailaban y se lanzaban serpentinas mientras brindaban por el nuevo año entre gritos de felicidad. Se me antojaron sus habitaciones lujosas y bien amuebladas. Parecían personas muy alegres y despreocupadas. La familia debía ser muy larga. Cantaban canciones y brindaban con alegría.
Descendí al suelo y vi luz en las ventanas del sótano. Miré y vi al Sr. Muro, el que me vendía las pólizas e impresos. Recordé como me ayudaba a rellenar los formularios de las matrículas. Que buen hombre era. Estaba con sus dos hijos y su mujer y charlaban animadamente. Su mobiliario era modesto, pero su casa resultaba limpia y acogedora, pese a ser un sótano. En ese momento tomaban las 12 uvas y oían por radio unas campanadas. Un ambiente castellano y sencillo rodeaba a esta familia, que celebraban la fiesta de una manera mucho más austera que sus vecinos, pero con alegría y cordialidad.
Algo me trasportó repentinamente, a través de la oscuridad a otro lugar. Eran los sótanos del Instituto. Había luz en aquel pasillo y al mirar vi una vivienda pequeña y a Hurtado cantando con su familia. Nunca me lo había imaginado así. Siempre estaba malhumorado y gruñón. Su morada era humilde pero habían decorado su vivienda con galas para recibir el año.
Y repentinamente accedí a la cafetería de profesores y vislumbré a Petra con su delantal. Preparaba unos cafés a algunos profesores que vivían en el Internado. Distinguí al Padre Galindo entre ellos. Petra nunca sale de aquí pensé, pero hace una gran labor. Al salir me pareció ver a lo lejos a Ángel Quesada que me lanzaba una gran sonrisa.
Aún no terminaba de ver esta escena, cuando me sentí llevado a una calle un tanto oscura. Percibí lejano al Ramiro. Había unas ventanas encendidas y sin saber cómo pude ver por una de ellas al Padre Mindán  en una estancia ricamente amueblada, pero sin trazas de estar realzando ningún tipo de celebración, acompañado de una Sra. que intuí era su hermana. Recordé sus clases y me pareció que estaba haciendo gala de su mal genio enzarzado en una discusión, supongo no filosófica, en la cual terminaría teniendo la razón.
Repentinamente desperté. No sabría decir si aquello había sido un sueño o realmente había sucedido, pero me he apresurado a escribirlo antes de que se me pudiese olvidar.
Y así os lo trasmito amigos, éste 31 de diciembre.

Feliz 2.017 para todos
Manolo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.